Nuevos ministrinos

Tal como prometió el nuevo presidente del Principado Adrián Barbón anunció esta mañana la composición de su primer gobierno, diez consejerías y paritario además de una vicepresidencia a cargo del abogado Juan Cofiño quien llevará también infraestructuras. Es el único que tiene pasado en un gobierno autonómico socialista en Asturias. En su día abandonó la política activa para dedicarse a la empresa privada como abogado de Telecable donde terminó como secretario de su consejo de administración. El resto de los consejeros/as que tomarán posesión el jueves no tienen experiencia política alguna pero si son expertos en la gestión de sus respectivas áreas; es por tanto un gobierno rupturista con el de Javier Fernández en el que me sorprende la ausencia de la mano izquierda de Adrián Barbón, la diputada Jimena Llamedo.

Los nuevos consejeros son además del citado Juan Cofiño:

Presidencia: Rita Camblor.

Hacienda: Ana Cárcaba.

Industria: Enrique Fernández.

Educación: Carmen Suárez.

Cultura, política lingüística y turismo: Berta Piñan.

Desarrollo Rural: Alejandro Calvo.

Universidad, Ciencia e Innovación: Borja Sánchez.

Sanidad: Pablo Fernández Muñiz.

Servicios Sociales: Melania Alvarez.

Nada más se normalice el funcionamiento de la nueva administración autonómica que deberá ser completada con la pedrea de cargos de confianza el nuevo gobierno de Adrián Barbón deberá prepara los actos para el día de Asturias el próximo 8 de septiembre así como la concesión de las medallas del Principado a distinguidos ciudadanos o entidades.

Ayer, sábado, para la toma de posesión de Adrián Barbón como nuevo jefe del Ejecutivo se esperaba la presencia del ministro Abalos pero, claro, con la que está cayendo en nuestra región por el desastre de los servicios del antiguo FEVE, debió pensárselo mejor y no apareció. Si hubo a la entrada de la Junta General del Principado protesta de trabajadores, de las contratas de Telecable que incluso exhibieron pancartas contra el nuevo vicepresidente Juan Cofiño por sus años de servicio a dicha compañía.

Si me dio grima la actitud de Televisión Española que en uno de sus telediarios nacionales sacó a la portavoz socialista en el Congreso la asturiana Adriana Lastra con Adrián Barbón detrás para hablar sobre las negociaciones entre el PSOE y Podemos sin aludir a la toma de posesión del nuevo presidente asturiano ni informar de quien es. Creo que no estaría de más que el nuevo gobierno del Principado examine la repercusión de la actualidad asturiana en los medios nacionales, solo atentos a airear nuestras desgracias, ignorándonos habitualmente incluso en las predicciones meteorológicas y turísticas.

Presidente Barbón

Un apellido histórico del socialismo asturiano, Barbón, encarnado en un joven de 40 años de Laviana, donde ha sido alcalde durante nueve años, será a partir de hoy la marca ejecutiva de la autonomía asturiana al haber tomado posesión Adrián Barbón a mediodía en el palacio de la Junta General del Principado como noveno presidente de la autonomía, el primero nacido después de que estuviera vigente la Constitución española.

La urgencia para que España cuente con nuevo presidente y gobierno impidió que su mentor Pedro Sánchez estuviera hoy en Oviedo. Al final la ministra de Sanidad, la asturiana María Luisa Carcedo, y el de Agricultura y otros cargos Luis Planas representaron al Gobierno en funciones de la nación. No faltó tampoco la portavoz del grupo socialista en el Congreso Adriana Barbón ni el resto de la plural familia política asturiana, incluidos tres ex presidentes, Pedro de Silva, Juan Luis Rodríguez Vigil y Francisco Alvarez-Cascos, además del saliente Javier Fernández, algo emocionado, con alusión a los tres que han fallecido a lo largo de estos cuarenta años de autonomía: Rafael Fernández, Sergio Marqués y Vicente Alvarez Areces. Si que eché en falta, por cierto, a otro ex presidente, el avilesino Antonio Trevín que no para de viajar desde que fichó por Laminados de Asturias.

El acto fue retransmitido en director por el ente público Radio Televisión del Principado. Al final del mismo sus cámaras nos lanzaron una lluvia de declaraciones de diputados socialista ignorando descaradamente a la oposición, con las excepciones de Gaspar Llamazares e Ignacio Prendes, éste, por cierto, en horas bajas en su partido desde que en la ultima reunión del ejecutivo estatal de Ciudadanos no apoyó absteniéndose en la propuesta de Albert Rivera sobre el «no» a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno.

De los intervinientes solo Javier Fernández no leyó; el ministro Luis Planas, que habló en representación del gobierno en funciones de la nación, y que tiene un aire a lo Alfredo Canteli, prometió colaboración al nuevo gobierno asturiano. Adrián Barbón luego le contestaría diciendo que llevaría los problemas de Asturias a Madrid, a donde iba a viajar mucho, lastima que aun no haya AVE, esperando que nuestras necesidades llegaran a la mesa del Consejo de Ministros comenzando por el de la despoblación, tema que fue tocado por varios de los intervinientes aunque sin dar soluciones. A corto medio plazo creo que la sangría del despoblamiento asturiano solo la puede paliar los emigrantes y para eso hay que ofrecerles trabajo y buenas condiciones de vida.

El nuevo presidente del Principado tuvo un recuerdo para quien fue su mentor, el también alcalde de Laviana y senador Pablo García, quien lamentablemente por razones de salud no pudo estar presente en el acto. Adrian Barbón anunciará mañana su gobierno, paritario y con diez consejerías, y cierro el comentario con una de sus frases a la que me adhiero: «Asturias tiene más futuro que pasado». Confiemos por una vez en nuestra clase política.

Patatas calientes

El próximo sábado ante la toda Asturias en la Junta General del Principado el nuevo presidente de nuestra autonomía Adrián Barbón tomará posesión de su cargo; al día siguiente, domingo, hará público los nombres de los diez consejeros de los que cinco serán mujeres, probablemente con Jimena Llamedo a la cabeza.

El que será el noveno presidente de la autonomía asturiana y el primero nacido hace cuarenta años, cuando ésta ya estaba vigente, se dispone a coger la máxima responsabilidad regional para los próximos cuatro años. Mi espía preferida, la XP XIII, opina que si la toma de posesión se fija para una tarde del sábado es porque el presidente en funciones del gobierno de España Pedro Sánchez tiene la intención de asistir a la misma, que la sintonía entre la Federación Socialista Asturiana y el PSOE estatal es completa y la fidelidad al jefe por parte del ex alcalde de Laviana está también por encima de toda duda.

Adrian Barbón quiere que los asturianos huyamos del pesimismo lo que no será fácil tal como está la situación socio económica en nuestra región. Hoy mismo leo en «Vox populi» que un de nuestras principales industrias, la centenaria Duro Felguera, vuelve a estar con el agua al cuello y pide urgentemente ayuda al Gobierno y a los bancos, con el Santander a la cabeza, para que le doten con la suficiente liquidez y así poder afrontar los avales de los nuevos proyectos que está gestionando por varios países. Pese a la fuerte política de desinversiones que está llevando a cabo en los últimos meses, el traslado de su delegación de Madrid a Gijón, y la negociación con la Agencia Tributaria con la que tiene varios frentes abiertos, hay expertos que temen por el mantenimiento de sus 1.600 trabajadores. Si como se comenta el abogado Juan Cofiño es el nuevo consejero de Industria ahí tendrá el mismo lunes sobre la mesa una de las varias patatas calientes del sector industrial asturiano, con Alcoa, Arcelor Mittal a la cabeza, por citar.

Otra situación más que preocupante para la opinión pública asturiana es la situación de deterioro a que ha llegado el servicio de tren por vía estrecha, antiguo FEVE, cuya mayoría de unidades un día si y otro también dejan tirados en las estaciones y apeaderos a los pocos usuarios del mismo. Que tiempo atrás se les fusionase con RENFE solo ha servido para empeorar y la situación de su parque ferroviario da pena. Eso sí, quien no falla, menos mal, es el elegante y caro tren turístico, el Transcantabrico, a cuyos pudientes usuarios se les cuida con mínimo y sin fallo alguno, todo lo contrario, por supuesto, que a la buena de vecina de Collanzo que quiere llegar en tiempo y forma a Oviedo a una consulta médica, pro ejemplo.

Una autonomía débil y poco imaginativa como la nuestra, esperemos que Adrián Barbón la cambie para bien, no tuvo en su momento el valor de hacerse con la gestión del FEVE como pasó en el País Vasco o en Baleares. El caso es que al día de la toma de posesión del nuevo presidente del Principado Asturias no tiene ni alta ni baja velocidad ferroviaria y en concreto venir desde Pola de Laviana a Oviedo en FEVE Adrián Barbón lo tendrá crudo, así que a tirar de coche oficial. No queda otra.

Que la sidra nos retorne al paraíso

Más de 300 personas nos dimos cita en Casa Lupe de Cudillero para asistir a la entrega de las Amuravelas de oro en su 40 edición, un acto presidido por el titular de la Junta General del Principado Marcelino Marcos Líndez quien en  su primera intervención en público como tal destacó la importancia del parlamentarismo, junto con la Delegada del Gobierno Delia Losa, la directora general de Patrimonio Otilia Requejo, el rector de la Universidad Santiago García Granda, y también con la presencia de los alcaldes de Oviedo, Langreo, Villaviciosa y Yermes y Tameza además del de Cudillero, el socialista Carlos Valle, por cierto, el alcalde más joven de Asturias, no llega a los 30 años.

Como es tradicional en este acto desde hace más de 50 años la Asociación Amigos de Cudillero que preside Juan Luis Alvarez del Busto, cronista oficial del concejo, dio a conocer las tres Amuravelas de oro concedidas por un jurado al que tengo el honor de pertenecer. En esta ocasión fueron para la filóloga e hispanista francesa Bernardette Paringaux que por problemas de salud de su esposo y de ella misma tuvo que suspender a última hora el viaje a la villa marinera aunque envió un afectuoso saludo a través del audio.  Previamente su figura fue glosada basándose en la tesina que años atrás hizo sobre el pixueto y las raíces lingüísticas de Cudillero por la profesora Carmen Bobes, toda una institución de la Universidad de Oviedo quien junto con el RIDEA, cuyo director Ramón Rodríguez Alvarez no solo fue miembro del jurado sino que estaba presente, se han comprometido a editar el magnífico trabajo de Bernardette Paringaux.

Otra de las Amuravela de oro fue para el grupo empresarial “El Gaitero” de Villaviciosa recogida por los hermanos José y Bernardo Cardín, cuya glosa corrió a cargo del periodista malaiyo Evaristo Arce, hijo predilecto de Villaviciosa, y quien en su intervención, no me cayó en saco roto, se refirió a una frase del gran Valentín Andrés, en alusión al producto estrella de “El Gaitero”, frase que dice que si una manzana nos expulsó del paraíso, la sidra hará que volvamos a ser admitidos en el mismo.

La tercera Amuravela de oro fue para la Brigada Central de Salvamento Minero, fundada en 1912 en reconocimiento de sus épicas y valerosas actuaciones en situaciones de catástrofe o emergencia, caso del niño fallecido en Málaga meses atrás al caer por un pozo en una finca de Málaga, distinción recogida por el máximo responsable de la misma, el presidente de HUNOSA Gregorio Rabanal. Cada miembro de la amplia representación presente recibió un diploma acreditativo de la distinción. Fue el Coronel jefe de la Guardia Civil en Asturias coronel Francisco Javier Almiñana Boluda quien realizó la glosa de la Brigada, glosa detallada y con justo reconocimiento a su importante labor solidaria. Eche en falta a quien fue durante años director de la misma, hoy ya jubilado con 90 años, el ingeniero Manolo García pero el excelente técnico y político, fue pieza fundamental de UCD y el CDS en Asturias, sufrió un achuchón hace unos días del que aún se está recuperando y no pudo acompañarnos. Con motivo del agasajo a la Brigada de Salvamento Minero acudió al acto el Coro Minero de Turón encontrándome con el ex diputado de Ciudadanos Nicanor García, quien ha abandonado la política activa pero no sus dotes de cantarín de habaneras.

En sus palabras Juan Luis Alvarez del Busto agradeció la colaboración de muchos amigos de “Amigos de Cudillero” como el Delegado de Defensa en el Principado el coronel Vicente Bravo Corchete quien pasará a la reserva el próximo septiembre y lanzó un puyazo a la patronal FADE que tras el cese hace unos años de Severino García Vigón como presidente de la misma suspendió sin aviso la colaboración que mantenía para la concesión de la Amuravela de oro a empresas asturianas. Supongo que el nuevo titular, Belarmino Feito, subsanará en breve semejante desplante.

No faltó a la cita el ex alcalde de Cudillero, el popular Ignacio Escribano, hoy en la oposición, ni el ex consejero de Cultura Manuel Fernández de la Cera quien, por fin, ha terminado sus estudios de acordeonista; el senador Ramón García Cañal quien me recuerda cuando éramos jóvenes y asistimos en 1980 a la primera presencia del entones Príncipe de Asturias en Covadonga, él que pertenecía al Movimiento Monárquico Español aún no haba nacido el Partido Popular; el empresario Antonio Sabino del que lamento haya dimitido como presidente del País de Avilés. Cuando se es competente no hay peor cosa que las envidias internas te minen; el jefe Superior de Policía de Asturias Juan José Herranz Yubero; el concejal avilesino de Ciudadanos Javier Vidal, auténticamente incombustible; el cronista oficial de Lugones José Antonio Coppen; el abogado y ex diputado regional Juan Casero; el que fue responsable del Proyecto Hombre Luis Florez ”Floro” ya jubilado; el perejil de todas las salsas Manuel García Linares; el promotor turístico Gustavo GonzálezIzquierdo; el presidente del Centro Asturiano de La Coruña José Manuel Rodríguez; los empresarios Manuel Cosmen e Ignacio García Rodríguez, y otros muchos más amigos de “Amigos de Cudillero”. Como detalle la directiva sorprendió a Juan Luis Alvarez del Busto con un álbum de la jornada en la que más de 300 personas le homenajearon como desagravio por no haber sido nombrado hijo predilecto del concejo por la anterior corporación municipal donde ni Podemos ni el PSOE se portaron, en mi opinión, como era de justicia hacia este extraordinario pixueto. 

En mi mesa tuve ocasión de conocer a una de las nuevas diputadas del parlamento asturiano, la socialista y valdesana Lidia Fernández, profesionalmente educadora infantil, y que me causó muy buena impresión. Iba de cuatro en la lista por occidente y ella misma se llevó una buena sorpresa al resultar elegida. Hay que renovar los cargos y esta chica da ahora sus primeros pasos como representante del pueblo. Suerte, Occidente y Asturias la necesitan.

Elegante Barbón

Adrián Barbón deberá de esperar al lunes para ser nuevo presidente del Principado. Hoy le faltó un voto para alcanzar la mayoría absoluta de los 23 al abstenerse como estaba previsto los diputados de Podemos que se quejan de la escasa información del PSOE sobre sus planes para Asturias, una comunidad autónoma que según el Colegio de Economistas, cuyo decano es Miguel de la Fuente, tiene un futuro cada vez más obscuro, algo que a la mayoría de los ciudadanos nos resulta obvio desde hace tiempo.

El ex alcalde de Laviana tiene olfato y se ha presentado en la Junta General del Principado elegante e irónico, dominando las tablas y con mucha mas energía que en la que en los últimos tiempos mostraba su antecesor Javier Fernández. Adrián Barbón lucía traje gris, corbata roja a juego con las gafas e incluso, creo, que con el color de bolígrafo. Improvisó, lanzó puyas a la oposición y dejó entrever en definitiva que sobre todo confiaba en Pedro Sánchez y el gobierno central, y no en Podemos, para resolver los problemas de nuestra tierra con la ayuda de subidas de impuestos, eso que tanto le gusta al partido en el poder y en especial a la que ahora es su portavoz en el parlamento regional, la ex consejera Dolores Carcedo que debería no acelerarse tanto a la hora de hablar. Da la impresión de que pierde el tren, aunque no será del FEVE, cada vez más inoperante, camino de convertirse en unas cercanías cada vez más lejanas para el sufrido usuario asturiano.

Supongo que Adrián Barbón hará una demostración el día de su toma de posesión de poderío socialista invitando al mismísimo Pedro Sánchez a presidir el acto. Ente tanto para Angeles Vallina, cabeza del grupo de Izquierda Unida, cada vez más disminuido y sin influencia, ¡Cuanto te echamos de menos Gaspar Llamazares!, es urgente que la izquierda asturiana vaya de la mano en apoyo de este PSOE moderado y cada vez menos rojo. El grupo de Podemos no se deja mangonear, Daniel Ripa es mucho Daniel, el travieso, y la tensión existente en Madrid entre los jefes Pablo Iglesias y Pedro Sánchez no contribuye ni mucho menos a que en Asturias PSOE y Podemos se besen. Supongo que en cuanto Barbón tome posesión y anuncie nuevo gobierno sus Señorías se dedicarán a subirse los sueldos, incluida esa vergonzante medida de aplicar paro a los diputados cuando estos cesen en su puesto. Me santiguo, dicho sea con todo respeto, ante semejante desfachatez.

Ayer asistí a la fiesta de uno de los comercios tradicionales y de prestigio de Oviedo, Opticalia Quesada que cumple cien años. Unas quinientas personas de medio pelo nos dimos cita en el Castillo de La Zoreda con un espectáculo abierto y cerrado por el ilusionista ovetense José Armas, todo un Houdini local que ahora que Roberto Sánchez Ramos ya no es concejal de Cultura espera debutar pronto en el Teatro Campoamor.

En primera fila el alcalde Alfredo Canteli, arropado por varios concejales del PP; por el Principado el director de Comercio y Turismo Julio Zapico, en el que fue sin duda último acto como tal, y a quien la presentadora Arancha Nieto, tan guapa como siempre, en un gesto de generosidad le elevó a consejero. Discursos y elogios a la familia Quesada, ejemplo para el comercio local y asturiano.

Por supuesto no faltaron ni el presidente de FADE, Belarmino Feito, ni el de la Cámara de Comercio de Oviedo Carlos Paniceres, ni el de OTEA José Luis Alvarez Almeida quien en defensa de la hostelería no pierde xarao. Un cada vez más apagado Francisco Alvarez-Cascos saludaba con cierta disciplencia, esto es, mirando para otro lado al darte la mano cada vez que se le acercaba alguien conocido, vigilado de lejos por su antiguo compañero de partido Isidro Fernández Rozada.

El que fue concejal en la anterior etapa Juan Pérez Zaldivar, muy contento por haber vuelto a ser elegido presidente del Rotary Club de Oviedo, me confiesa que no volverá a la política, ni siquiera municipal, y es que no todos piensan en la maserona pública. En definitiva la fiesta del centenario de Opticalia Quesada fue un éxito, que no todos los años se cumplen los cien a través de tres generaciones; solo queda ahora esperar que con la nueva corporación municipal y el nuevo gobierno autonómico la pequeña y mediana empresa se revitalice en Asturias. Como bien me dijo Carmen de la Uz, vicepresidenta de los Comerciantes de Oviedo, hay que mirar cara al futuro y no bajar la guardia. Como debe ser.

No todos los días se cumplen cien años

Que un asturiano llegue a los cien años ya no es noticia, que estamos viviendo en la región más envejecida de Europa, pero que un comercio logre en nuestra ciudad llegar a centenario sí lo es en unos tiempos en que la crisis es la predominante en el pequeño y mediano comercio; solo hay que pasear por cualquier calle de la capital, incluidas las del centro, para ver el desolador panorama con multitud de locales cerrados y carteles de "en venta" o "alquiler".

Quien si ha llegado a los cien años es Optica Quesada, ahora Opticalia, con establecimientos en las calles de Melquiades Alvarez y de San Bernabé, dirigida por la tercera generación de la misma familia, Eduardo Quesada, nieto del fundador Guillermo Quesada quien regresó a finales del siglo XIX a su tierra natal, Infiesto, tras ser emigrante en Cuba y luego en Nueva York donde se licenció en óptica teórica y aplicada en el 1912. En Infiesto fundó la primera relojería en la calle Covadonga de la capital de Piloña, época donde los ópticos en aquellos primeros años eran también relojeros. Al fundador de Optica Quesada le sucedió en 1956 su hijo Guillermo tras diplomarse en la especialidad y a quien tuve el honor de tratar hasta su fallecimiento hace unos años manteniéndome desde que me inicié en el periodismo, allá por 1964, como cliente, lo que sigo siendo, y es que Opticalia siempre tuvo una relación muy especial con la Asociación de la Prensa de Oviedo hasta el punto que por sus atenciones y excelente servicio con los profesionales de la comunicación entregamos a Guillermo Quesada la insignia de oro de los periodistas ovetenses.

Para conmemorar este centenario, tres generaciones y más de 36.000 días desde que Guillermo Quesada Junco fundase el establecimiento poniendo la primera piedra de su centenaria historia, el actual responsable de la óptica, su nieto Eduardo Quesada, ha organizado pasado mañana, jueves, bajo el lema "la historia se escribe mirando al futuro", una gran fiesta a partir de las 20,30 horas en el Hotel Castillo del Bosque de la Zoreda, donde amigos y clientes nos daremos cita en torno a esta familia que siempre confió en su clientela y en la propia ciudad de Oviedo, dispuesta no solo ha conmemorar el pasado sino a encarar el futuro por muchos más años.

Eduardo Quesada ha renovado la tradicional óptica incorporando el equipo de graduación más sofisticado del mundo, único en España, además de unos modernos equipos para la audición, otra especialidad en la que se encuentra entre las mejores de España, como es el scanner de oído 3D.

El aniversario de Opticalia Quesada tiene también doble motivación y es que hace treinta años amplió sus instalaciones inaugurando la que hoy es tienda principal en la calle de San Bernabé.

En definitiva creo que el que un comercio tradicional como el que nos ocupa llegue a centenario debe de ser motivo de orgullo y satisfacción para los ovetenses, de ahí vuestra felicitación a Eduardo Quesada y su equipo, el recuerdo a su abuelo y a su padre, y el deseo que continué por muchos años con el ímpetu y la creatividad que le caracteriza. Destacado miembro de la organización Rotary Club recientemente donó 4.000 gafas para su distribución entre los sectores más necesitados.

Amistad por encima de todo

Fueron unas palabras sentidas, destacando por encima de todo el valor de la amistad y también su amor a la ciudad en la que vive, Gijón, y en la que ha desarrollado su empresa, la ingeniería TSK, ante unas 300 personas de la vida gijonesa y asturiana que ayer nos dimos cita en el restaurante Bellavista para asistir a la entrega del "Gijonés del año" al empresario Sabino García Vallina glosado por Francisco García director de "La Nueva España" en la villa de Jovellanos.

Sabino García Vallina recibió el título de manos de la alcaldesa González y en presencia de sus dos antecesoras, Paz Fernández Felgueroso y Carmen Moriyón. Un amplio espectro de la vida social asturiana se dio cita en el acto. Desde el ex secretario de la UGT Justo Braga hasta el presidente de la patronal Belarmino Feito pasando por los presidentes de OTEA, José Luis Alvarez Almeida; de la construcción Joel García Fernández; de las Cámaras de Comercio de Oviedo Carlos Paniceres y de Gijón Francisco Baragaño; así como del director de la Feria Internacional de Muestras de Asturias en funciones Alvaro Alvarez; el presidente del Grupo Reny Picot Francisco Rodríguez; el ex presidente de Duro Felguera Torres Inclán; el alcalde de Siero Angel García "Cepi", puesto que el homenajeado presidente de TSK es natural de Celles (Siero); el ex concejal ovetense Jaime Reinares; el efímero concejal de Foro Alvaro Muñiz; el primer "Gijonés del año" Luis Adaro; el psicoesteta Ramiro Fernández que el próximo ocho de septiembre con motivo del partido de la selección española de fútbol contra Islas Feroes recibirá en El Molinón un homenaje por parte de la Federación Española de Fútbol por sus años como peluquero de "la roja" coincidiendo con una exposición de sus utensilios profesionales en el Grupo de Cultura Covadonga cuyo presidente Antonio Corripio también estuvo presente en el acto.

Tampoco faltó al homenaje a Sabino García Vallina su buen amigo el presidente del Principado en funciones Javier Fernández, quien destacó su personalidad emprendedora y asturiana haciendo hincapié en que la amistad es precisamente la mejor bandera política.

Tuve ocasión de departir con el bancario ya jubilado Manuel Louzao que el próximo día 13 en Vigo recibirá la distinción de "Componente de honor" de la Coral Casablanca, una de las más importantes de España que ya ha cumplido 60 años y que es, por así decirlo, "la niña bonita" del alcalde vigués Abel Caballero. También hablé largo y tendido con el ex político, hoy está apartado completamente de semejante adicción, dedicándose a temas de consultoría, el avilesino Joaquín Arestegui, quien precisamente es el coordinador del premio "Avilesino del año" que en su primera edición será entregado el próximo día 12 de septiembre en el Palacio de Ferrera al presidente de FADE Belarmino Feito, premio que nace junto con la revista "Vivir Avilés" del mismo editor que "Vivir Oviedo" y "Vivir Gijón" Santiago González-Alverú.

El acto en honor de Sabino García Vallina, cuyo grupo TSK ha superado la facturación de los mil millones de euros con una plantilla de mil doscientos profesionales y la presencia en una treintena de países, fue presentado por la colega Raquel Mendaña, una experta en temas gastronómicos y de restauración cuyas informaciones a través de las redes sociales son seguidas por multitud de ciudadanos. En definitiva, un acto de asturianía que siempre viene bien para combatir la depresión que parece asolar nuestra región y de la que todos, la verdad, somos algo culpables.

Adiós, "chatina"

Acaba de fallecer en Madrid el gran actor asturiano Arturo Fernández a los 90 años. Considerado como el último galán del cine español se puede decir que falleció en el escenario ya que hasta hace muy pocas fechas representaba la obra "Alta seducción" en un teatro de la capital de España.

Asturiano hasta la médula nunca perdió el contacto con su tierra a donde regresaba en cuanto sus obligaciones profesionales se lo permitían. A su Gijón querido donde mantenía tertulia con amigos de la juventud y en donde le prestaba tomar una sidra y dar un paseo por la calle Corrida mientras lo pasaba pipa escuchando a su buen amigo Victorón contar chistes en su estarurante.

Su carisma y amor al teatro le hizo conectar en su momento con el alcalde de Oviedo Gabino de Lorenzo que le nombró hijo adoptivo de la capital además de tener una estatua en un barrio periférico de la misma. Arturo Fernández cuando venía a Oviedo con su compañía de teatro llenaba el Filarmónica o el Campoamor, principalmente en septiembre cuando las fiestas de San Mateo, si bien en los últimos años sus relaciones con el tripartito enfriaron su conexión ovetense hasta el punto que no acudía ya a su tradicional cita mateína.

Conocí a Arturo Fernández filmó en Gijón y aledaños la película "Jandro", la historia apócrifa de la dinastía de los Felgueroso, fundadores de Mina de La Camocha, película en color y cinemascope, creo que producida por otro asturiano destacado como empresario cinematográfico, Jesús Rubiera, y dirigida por el catalán Julio Coll, autentico descubridor para el cine de Arturo Fernández con una serie de thrillers en blanco y negro rodados en Barcelona entre los que destacó "Un vaso de whiskey" y "Cría cuervos" que por cierto volví a visionar hace unos días a través de Filmin.

"Jandro" fue una espectacular producción del cine español en la que Arturo Fernández compartía protagonismo con María Mahor y el argentino Alfredo Halcón. En ella sale el antiguo edificio del diario "El Comercio", a la sazón ubicado en la calle Corrida, y la playa de La Ñora en todo su esplendor. Una historia épica minera en la que se relata como los hermanos Felgueroso, llegados de la cuenca del Nalón, inician la explotación de carbón en la zona de La Camocha, de la que la canción dice que sus vetas iban bajo el mar.

Creo que fue Valeriano León, con su película "El piyayo", el primer asturiano en destacar en el entonces incipiente cine español; luego, Arturo Fernández, sin duda alguna, y el ovetense José Suárez, otro galán que destacó en las cinematografías española, francesa e italiana. Llegado ya con cierta edad a la pantalla con "Altar Mayor", era revisor en el ferrocarril Vasco Asturiano, donde fue descubierto por un productor, y al final de su vida terminó como alcalde de Aller, concejo donde se había casado, construyendo el cine María Eugenia. El y Arturo han sido unos actores irrepetibles del cine español. Ahora que a los 90 años se nos ha ido el gijonés su "Adiós, chatina" siempre nos quedará en el recuerdo. Descanse en paz.

Powered by WordPress | Runone Theme