Cantos de sirena

A medida que se acerca el próximo día 26 de mayo en la que los asturianos deberemos pasar por tres urnas los candidatos interpretan más y con mayor fuerza de voz sus cantos de sirena, o sea, prometer lo que no está en su mano, ni aunque sean ese día los ganadores, en base a ganar nuestra confianza en general bastante deteriorada con sus acciones en los últimos años, pero así es la democracia y por encima de todo hay que seguir apostando por ella; lo otro, ya se sabe: cuarenta año de dictadura.

Lo que cada vez está más claro que en los próximos cuatro años quien va a mandar es el eje Madrid-Cataluña lo que, no les queda duda, no será nada bueno para el Principado donde un triste jefe del Ejecutivo cada vez está más desaparecido a horas vista de jubilarse por la puerta de atrás. Y es que a Javier Fernández haber sido presidente de la famosa gestora del PSOE y abstenerse para que Mariano Rajoy saliera una vez más presidente, y que luego Pedro Sánchez se alzase con el poder, le mató políticamente hablando. Eso sí, ayer le vi en el hotel de La Reconquista junto al ambicioso consejero delegado de Liberbank y presidente de EDP Manuel Menéndez, preocupado como está el bancario de buscar una puerta giratoria al jefe del Ejecutivo asturiano, en una jornada sobre costes energéticos.

Y es que nuestros políticos, aspirantes a dirigir la nación, la autonomía y los ayuntamientos, en vez de menear tanto la perdiz lo que lo que deberían de prometer es bajar los costes que soporta el sufrido ciudadano de a pié para sostener un Estado cada vez más elefantiásico, imitando, por ejemplo, a nuestros vecinos de Portugal donde un gobierno de izquierdas, sí, ha bajado el IVA de la luz eléctrica del 24 al 6 por ciento.

Los gobernantes, muchos de los cuales aspiran a repetir, terminan sus mandatos con pequeños gestos como el del tripartito ovetense abriendo por fin la oficina de El Escorialín. Encima ahora tiene que pagar el ayuntamiento un millón de euros a la quebrada empresa que dejó el edificio del spa del Naranco con solo su esqueleto levantado mientras enfrente un grupo inversor vallisoletano construye uno moderno en tiempo y forma.

Partiendo de la base de que las encuestas dan en Asturias como ganador al PSOE, si bien sin mayoría absoluta, y que Pedro Sánchez será investido como jefe del Ejecutivo de la nación, el que ambas administraciones, la central y la autonómica, tengan el mismo color no es malo, claro que el Principado cada vez tiene menos peso en este país cuasi federal en el que vivimos. Solo un asturiano, el joven ovetense Jonás Fernández, va en una lista en el puesto 17 del PSOE para el parlamento europeo, lista que encabeza otro catalán, el ministro Borrell, como no podía ser menos. Su elección va a ser por lo pelos ya que España, al participar los ingleses, quedará con 54 eurodiputados por lo que se calcula que los socialistas españoles obtendrán en torno a los 17 escaños, el que ocupa precisamente el amigo Jonás Fernández. Suerte, pues.

En busca del centro perdido

En la presentación ayer del libro de Antonio Checa tuve la ocasión de saludar al cangues residente en Avilés, Manolo Rubio, hoy jubilado, otrora destacado bancario de la localidad, con el que desde hace años he tenido relación de amistad, reforzada en la época en la que colaboró con la Asociación de Amigos de Cudillero. En 1979, primeras elecciones municipales democráticas, fue concejal por UCD de la villa del Adelantado de la Florida y miren por donde ahora va de siete en la lista de Ciudadanos tras una larga etapa como afiliado al Partido Popular del que se ha dado de baja hace unos meses y es que, créanlo, no ha sido Angel Garrido, el de Madrid, el único en echarse en brazos de Albert Rivera y compañía.

Y es que hay mucho ciudadano de a pié, curtido en las diferentes etapas políticas por las que vamos pasando, que suspiran por un centro político, como el que en su día cohesionó Adolfo Suárez y permitió desde La Moncloa conducir una transición sin traumas y con los justos sobresaltos, afortunadamente entonces perfectamente superados. Como bien dije ayer en el Club de Prensa de "La Nueva España" el centro fue dinamitado por la tensión y los soterrados enfrentamientos entre las distintas familias que componían Unión de Centro Democrático, lo mismo, en el caso de Asturias, que ahora en menor medida le está pasando al Partido Popular, incapaz por el momento pese a los deseos de Pablo Casado de asentarse en ese espacio político y que disputan, obviamente, con Ciudadanos.

Me prestó saludar en dicho acto a Emilio García Pumarino que fue el primer presidente de UCD en Asturias en tiempos de la transición con el homenajeado Antonio Checa como secretario general. García Pumarino recordó que abandonó la política en 1982 al desaparecer UCD, un ejemplo más del desencanto surgido en aquella época, dedicándose a su profesión de registrador de la propiedad en Madrid. Sin embargo en los últimos tiempos había retomado su relación con Checa a quien define como "un verdadero creyente social demócrata" que entró en política con la idea de luchar por una sociedad mejor, sin pedir nada a cambio. Un buen político, perseverante, trabajador y con audacia, quien se dio cuenta que para ganar en Asturias lo primero que había que hacer era lograr la alcaldía de Oviedo lo que UCD logró con el abogado Luis Riera al frente, tal es la opinión de Emilio García Pumarino.

Otro abogado y ex diputado, Juan Casero, pieza también importante en el desaparecido partido centrista, me insta a que escriba un libro con mis vivencias periodísticas pero le contesto lo mismo que Javier Vidal: a estas alturas estoy ya muy vago. Javier Vidal, actual número dos en la candidatura de Ciudadanos al ayuntamiento de Avilés, me recuerda que, sin embargo, tiene muchos documentos guardados con sus experiencias en aquellos años, logrados a través de la labor de dos periodístas que precisamente le fueron recomendados por mi: Miguel Somovilla y Mario G. Bango.

No quiero finalizar estas líneas sin referirme a la intervención del profesor José Girón quien calificó la actual situación política en nuestro país como crispada con ataques y descalificaciones al uso entre políticos, principalmente los más jovencitos, tan distinto a lo que se vivió en aquellos años de la transición donde en aras de una mejor concordia y sentido ciudadano líderes de polos opuestos, Manuel Fraga y Santiago Carrillo, por ejemplo, negociaban y se saludaban con una excelente relación personal, ajenos completamente, y para bien del país, de cualquier tipo de cordón sanitario. Deberían de aprender los actuales.

Recordando a Antonio Checa

Mi espía preferida, la XP XIII, me envía el comunicado de Unicaja en el que se da cuenta de la ruptura de negociaciones para absorber Liberbank al no haberse llegado a un reparto del accionariado por lo que a partir de ahora cada banco seguirá su camino. En el fondo lo que subyace tras meses de contactos es una falta de acuerdo para repartirse el pastel, o sea, el poder, entre el ambicioso consejero delegado de Liberbank Manuel Menéndez y el factotum de Unicaja Braulio Medel. La fallida operación de la que Asturias no saldrá beneficiada no creo que guste ni a Pedro Sánchez, ni al Banco de España ni a las altas esferas financieras de la Unión Europea. Supongo que esta ruptura abrirá paso a la presencia de Abanca con una nueva OPA más consistente sobre Liberbank y con el apoyo de los fondos americanos, un 7 por ciento, que acaban de aflorar en su accionariado. En todo caso Manuel Menéndez y su equipo acabaron con la antigua Caja de Ahorros de Asturias y mi espía preferida, la XP XIII, opina que la presidencia de la Fundación Caja de Ahorros espera al todavía presidente del Principado Javier Fernández, puerta giratoria sin duda alguna que se le atragantará a Daniel Ripa y compañía.

Esta tarde acudí al Club de Prensa de "La Nueva España" al acto de homenaje y recuerdo de Antonio Checa, primer consejero de Hacienda de la pre autonomía asturiana y fallecido hace un año, y en el que su familia presentó el libro que recoge sus opiniones sobre la transición política de España y de Asturias a través de varias crónicas y 90 artículos.

Allí estaban presentes veteranos roqueros de la política asturiana como el que fue presidente de UCD Emilio García Pumarino quien nos explicó cuando paseando con Antonio Checa Pérez por Madrid se les ocurrió invitar al entones ministro de Trabajo Rafael Calvo Ortega a presentarse como diputado por Asturias. Me congratuló saludar a Manuel García, tantos años responsable de la Brigada de Salvamento Minero y que en julio estará en Cudillero para asistir a la entrega de la Amuravela de oro a la misma.

En el curso del acto hicieron uso de la palabra el comentarista político y ex subdirector de "la Nueva España" Alberto Menéndez, quien hizo una magnífica glosa de los inicios políticos del ingeniero de minas y economista Antonio Checa. Habló también, algo críptico por cierto, el popular Isidro Fernández Rozada de quien tuve la impresión de que se siente quemado por su actual marginación en el partido de sus amores confesando que no se atreve a escribir sus memorias. Lástima, serían muy jugosas.

También saludé, tiempo sin vernos, al abogado Ramón Robles, al ex concejal del ayuntamiento de Oviedo por UCD el psicoesteta Ramiro Fernández, al profesor José Girón, al presidente de la tertulia Aldarique a la que pertenecía el homenajeado, José María Pérez, al liberal Javier Vidal, hoy número dos en la lista municipal de Ciudadanos al ayuntamiento de Avilés, al hoy popular Manolo Rubio, a la ex diputada Pilar Huerta, al ex diputado Juan Casero, tan inquieto como siempre, al cronista oficial de Lugones José Antonio Coppen y por supuesto a los hijos del homenajeado a quienes felicitamos y dimos las gracias por haber plasmado en tan interesante libro la sapiencia política y analítica de su padre.

No le olvidaremos.

Los candidatos, a examen

Esta tarde noche fui espectador interesado del Canal 10, de "El Comercio", en el debate que muy bien conducido por Juan Neira presentó a los siete candidatos a la alcaldía de Oviedo.

Estas son las impresiones que me causaron a lo largo de más de una hora de debate sobre Oviedo y sus problemas. Tres mujeres: la actual vice alcaldesa Ana Taboada, de Somos, quien pese a ser abogada la encontré algo confusa en sus argumentos; ideología de izquierdas, ataque a la derecha y cuantos más servicios públicos mejor fue su argumentación; Cristina Coto, candidata de Vox, no la vi cómoda en su papel de aspirante a la alcaldía, también abogada, y que aterriza en el partido de ultraderecha tras haber dado el portazo en Foro de la que fue presidenta. Eso sí, sus argumentos no levantaron suspicacia alguna ni fueron descalificativos hacia ninguno de los presentes o ausentes. La tercera candidata era Concha Massa, ex diputada regional, que representa a Izquierda Unida y que habla con propiedad y moderación, no presentándose nunca como futura alcaldesa, pero sí como convencida futura concejala.

En cuanto a los candidatos, por el PSOE el alcalde Wenceslao López, muy atacado por su oponente del Partido Popular, Alfredo Canteli, quien en más de una ocasión le metió con sus preguntas el dedo en el ojo. Canteli no dispone de una gran oratoria pero es contundente en sus afirmaciones sabiéndose además como uno de los favoritos a ganar el próximo día 26. Prometió crear empleo, cosa que, supongo, más bien debería de hacerlo los empresarios, y defendió la capitalidad de Oviedo de manera insistente. A Wenceslao López le vi también un poco a la defensiva y al igual que su jefe Pedro Sánchez descalificaba los datos que en los debates nacionales exhibía Pablo Casado, en éste de andar por casa Wenceslao López hizo lo mismo.

Novedoso me resultó el candidato de Foro, el médico Fernando Tejada, con un lejano aire a lo Pedro Sánchez, pero conciso en sus intervenciones, apostando por el futuro, como debe de ser, y exponiendo con sencillez y brevedad parte de los proyectos que para nuestra ciudad lleva el partido fundado por Francisco Alvarez-Cascos que en esta campaña a las autonómicas no se separa de la candidata Carmen Moriyón ni a sol ni a sombra.

El más vehemente y combativo de los candidatos en este debate de "Canal 10" fue otro abogado, Ignacio Cuesta, candidato de Ciudadanos, formación la de Albert Rivera que sin duda superará sus actuales dos concejales en la corporación ovetense. Ignacio Cuesta me recuerda, también en la lejanía, la pose del popular Pablo Casado. Se ve que tiene ganas de tocar poder municipal y vive Dios que va camino de ello.

Como era presumible a lo largo del debate salieron a relucir los mil y un problemas de Vetusta. Solo en una ocasión salto el tema Calatrava y fue cuando Alfredo Canteli peguntó al alcalde si sabía algo sobre el futuro del centro comercial recientemente cerrado, a lo que Wenceslao López, como los buenos defensas, echó el balón fuera.

Y aprovecho la finalización del artículo para recordarles que mañana, martes, a las 19,00 horas, en el Club de Prensa de "La Nueva España" será presentado el libro póstumo de quien fue un importante político en la transición democrática asturiana, el ingeniero y economista Antonio Checa; un social demócrata convencido fallecido prematuramente hace un año. Libro en el que refleja la transición en España y en el Principado donde militó en UCD y fue consejero de Economía y Hacienda en la pre autonomía. No estaría de más que los candidatos lo leyeran antes del próximo día 26.

Echa alpiste y llámame gorrión

Continúa la campaña electoral. Todos prometen cual gorriones que piden alpiste a los críos en el campo de San Francisco pero que son incapaces de demostrar cómo se lo ganan, a la espera de lograr votos el próximo día 26 y luego, por mala memoria o por falta de recursos, olvidar durante los próximos cuatro años lo prometido en campaña.

Todos los candidatos, no dudo de sus buenas intenciones, nos prometen estos días en sus intervenciones, una arcadia feliz para sacar a Asturias, patria querida, de la progresiva decadencia que venimos sufriendo en las últimas décadas, pero lamentablemente no acaban de dar con la fórmula mágica que lo permita.

Para Asturias a corto plazo lo importante es que aguanten las pensiones de sus 300.000 beneficiarios, ganadas con su sudor y en ocasiones con lágrimas, a través de extensas vidas laborales fundamentalmente en los sectores minero y siderúrgico; unos, como los socialistas, quien subir impuestos para que el Estado del bienestar no se venga abajo y otros, como los populares, quieren bajarlos manteniendo el nivel del mismo a base de administrar mejor. Y es que en estas campañas electorales surge en ocasiones argumentos curiosos como el que el otro día escuché al número dos de la candidatura de Podemos, Daniel Ripa, siempre me recuerda a Daniel, el travieso, protagonista de cuentos de mi infancia, afirmar que si llegan a gobernar el Principado se cargarán, laboralmente hablando, a quinientos cargos que hoy están en la Administración autonómica enchufados a dedo y con jugosos salarios por el gobierno de Javier Fernández.


Apoyo también su otra iniciativa, presentada por la candidata Lorena Gil, de recuperar cuanto antes la abandonada ciudad residencial de Perlora, hoy todo un vertedero tras haber sido lugar de cita para miles de ciudadanos, obreros y sus familias, en concreto, que venían a pasar el verano a la orilla del Cantábrico. Esta ciudad residencial en su momento hace años traspasada al Principado ha caído en el olvido, incapaz la actual administración autonómica de encontrar una solución, bien recuperándola, bien vendiéndola a la iniciativa privada. En su momento hasta los chinos estuvieron interesados pero se encontraron con lo oídos sordos de la dirección regional de Turismo.

Por supuesto que en esta campaña electoral nadie se acuerda del copago de los medicamentos con incidencia principalmente en los pensionistas, ni en el llamado "céntimo sanitario" con el que se gravan los combustibles, los de aquí son los más caros de España, ni en los impuestos de sucesiones. Asturias linda con otras autonomías, por ejemplo, Cantabria, donde tal impuesto no existe. Mientras allí el partido regionalista que lidera Miguel Angel Revilla está en alza, y la encuestas pronostican que será la única autonomía de las que el día 26 tendrán elecciones, en las que no ganará el PSOE sino el citado partido regionalista, en Asturias el único existente, Foro Asturias, va a la baja pese a los esfuerzos que está realizando la hasta ahora alcaldesa de Gijón Carmen Moriyón.

El candidato socialista Adrián Barbón, previsible ganador de las elecciones según todos los sondeos, quiere una mayoría lo más amplia posible para influir en sus compañeros de la Administración central donde un Pedro Sánchez crecido se dispone a gobernar en solitario. Pero una cosa es el deseo y otra la realidad y a estas alturas no veo claro ni el futuro de ALCOA ni el de otras industrias en manos de multinacionales y con el riesgo de una deslocalización mortal. Arcelor Mittal ha comenzado a toser, la Thyssen apunta indicios, la minería es una batalla perdida a excepción de la prejubilación para los productores cuyos puestos de trabajo se están perdiendo, y de infraestructuras, campo, pesca y otros sectores, incluido el turismo, escribiré otro día. La crisis de Asturias da para mucho lamentablemente.

Asturianos masoquistas

Ante todo un recuerdo para quien fue una de las piezas fundamentales del moderno socialismo, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuyo inesperado fallecimiento nos ha dejado a todos sobrecogidos. Tuve ocasión de hacerle tres o cuatro entrevistas a lo largo de mi vida periodística, siempre en verano, con motivo de sus vacaciones en Llanes y gracias a la mediación de su íntimo amigo Antonio Trevín, en aquellas épocas alcalde del concejo llanisco. Rubalcaba apreciaba Asturias y en la etapa final mantuvo muy estrecha relación, política y personal, con el presidente del gobierno asturiano Javier Fernández quien ayer ya se encontraba en Madrid a la espera del fatal desenlace, como así se confirmó a primera hora de la tarde de hoy.

Se ha ido un político de raza, universitario y constitucionalista, nada amigo de aventuras y devaneos en los muchos e importantes cargos que ocupó en la administración del Estado. Descanse en paz.

Este mediodía la candidatura municipal de Ciudadanos se dio cita para tomar unas cañas en la cafetería Lira, una de las más antiguas de Oviedo, con el incansable Manolo al frente, más de 50 años tras la barra, con su candidato Ignacio Cuesta que se hizo rogar, llegando con media hora de retraso a la cita con sus compañeros y también con los clientes, pocos, la verdad, que en aquel momento departían en el citado establecimiento. Por cierto, uno de ellos, con visera y tomando agua, aconsejó al candidato que escuche y no prometa lo que no pueda cumplir, costumbre esta, la de no escuchar y prometer lo imposible, a la que suelen ser muy dados los políticos en época electoral.

Un viejo amigo, David Fernández, capitán de la marina mercante en sus tiempos de juventud, llegó a dirigir el puerto de Santa Cruz de Tenerife, y hoy modesto empresario en su tierra natal, Tineo, me llama para darme la noticia de que ha aceptado encabezar la lista de Foro al ayuntamiento tinetense, desencantado como está por cómo van las cosas en el citado concejo, en decadencia como la propia Asturias. Tineo llegó a tener una corporación con 21 concejales pero la disminución de población ha hecho que para el día 26 de mayo solo se elegirán 13. Pasa lo mismo en muchos de los concejos del Principado lo que no significa que no haya interés por participar en las nuevas corporaciones. En Tineo, y en otros muchos municipios, se presentan a las elecciones 7 y 8 candidaturas, lo que supongo es precisamente un máximo interés del vecindario por hacerse con el poder local para cambiar el rumbo de las cosas.


Que los asturianos somos marchosos, masoquistas, más bien, no me cabe la menor duda y es que en estos 40 años de democracia, con una región en caída libre y males endémicos que nunca nuestros dirigentes han sido capaces de corregir, parece ser que la mayoría volverá a elegir el mismo cachopo, o sea, los socialistas, que salvo por dos cortos periodos de gobierno de la derecha, PP, URAS y Foro, el resto del gobierno autonómico ha tenido siempre el mismo color del puño y la rosa, ahora un corazón descafeinado. Menos mal que habrá preba de la sidra en la Gascona. Los malos tragos con un culín se pasan mejor.

Se inicia la cuenta atrás

Mi espía preferida, la XP XIII, en vísperas de iniciarse, esta medianoche, la campaña electoral para las municipales, autonómicas y europeas me da un buen susto: "Avila, que Francisco Franco deja Asturias", y es que el secretario municipal de Llanera que se llama Francisco Franco García tras unos años de buen servicio al concejo citado pasa al ayuntamiento de Zamora.

José Félix Tezanos lanza la primera bomba electoral, la famosa encuesta del CIS sobre lo que se votará el próximo día 26. Por lo que respecta a las autonómicas en Asturias pronostica un claro triunfo del PSOE aunque lejos de la mayoría absoluta. La candidatura que encabeza Adrián Barbón obtendría entre 15 y 18 escaños; la del Partido Popular con Teresa Mallada al frente aguantaría el tirón y quedaría en torno a los 10 u 11 escaños, como ahora; Podemos lo mismo, o sea mantendría los 9 actuales o como mucho bajaría a 7; Ciudadanos subiría algo pasando de los 3 actuales a 4 o 5; Izquierda Unida estaría entre 4 o 5; VOX 1 y Foro 1 o ninguno, por lo que de confirmarse será un importante descalabro del partido de Francisco Alvarez-Cascos y en concreto de su candidatura Carmen Moriyón.

De municipales aún no sabemos y en cuanto a europeas las ganaría el PSOE con un asturiano, Jonás Fernández, rebajado del puesto 14 en la legislatura que ahora termina al 17 por lo que esperemos salga elegido si bien será por los pelos. Es el único asturiano incluido en una lista de candidatos al parlamento europeo, que Asturias, ya se sabe, pinta poco en esta España cuasi federal que nos toca vivir. Hay otra asturiana, sí, Susana Solís, que va en el puesto 7 de la lista de Ciudadanos pero está vinculada a Madrid y como el CIS les da 8 o 9 escaños en el parlamento europeo, a lo mejor sale elegida.

En todo caso invitaría a candidatos y políticos de buen vivir a asistir el próximo martes, día 14, a las 19,00 horas, en el Club de Prensa de "La Nueva España", a la presentación del libro que sobre la transición política en Asturias escribió mi buen y admirado amigo Antonio Checa Pérez, fallecido hace un año, y con el que compartí unos apasionantes años en HUNOSA, él como encargado de las relaciones con la Unión Europea y yo como asesor de comunicación, siendo presidente Juan Pedro Gómez Jaén.

Antonio Checa, ingeniero de minas y economista, fue un destacado dirigente de UCD, dentro del grupo social demócrata, en los tiempos de la transición política, primeros años de la pre autonomía asturiana que presidió Rafael Fernández. En esta etapa fue el responsable de la Consejería de Economía y Hacienda. Con la llegada de la autonomía plena a nuestra comunidad y el triunfo de los socialistas más el hundimiento del partido de Adolfo Suárez, Antonio Checa se desencantó del centrismo y siguió lo pasos de su jefe de filas, Fernández Ordoñez, hacia el PSOE del que también se alejaría años después.

Nacido en Minglanilla (Cuenca) su integración en Asturias fue total, tanto desde el punto de vista familiar como profesional. Su libro "El centro político en la transición española. Referencia particular a Asturias y otros artículos" debería de ser de lectura obligada para cualquier candidato que se preste cara al próximo 26 de mayo. Esta media anoche se alza el telón de unas elecciones que deberán condicionar para bien el futuro a medio plazo de nuestra región, autonomía con síntomas de neumonía ahora que Arcelor Mittal parece estar cogiendo una fuerte gripe.

Cambiar de entrenador

Los candidatos al ayuntamiento de Oviedo han comenzado a verse las caras a través de convocatorias de los medios de comunicación y de citas a debates periodísticos con los que se pretende que los ciudadanos de a pié nos enteremos de sus planes para la capital de Asturias que sufre, es la verdad, una cierta paralización en los últimos cuatro años.

El alcalde Wenceslao López vuelve a presentarse arropado por sus actuales concejales. Tiene a favor la ola de éxito a la que se ha subido Pedro Sánchez y a los aires de renovación que Adrián Barbón ha aplicado a la Federación Socialista Asturiana; en contra se le echa en cara no haber logrado domesticar a sus socios del tripartito que en más de una ocasión se le subieron a las barbas, con unos podemitas, Ana Taboada, que repite como candidata, y Rubén Rosón, lo mismo, que han ido por libre en más de una ocasión, lo mismo que el líder de Izquierda Unida Roberto Sánchez Ramos. "Rivi", concejal de Cultura, se jubila tras años de tener el favor de la izquierda local y una gestión controvertida. Le sustituye la hasta ahora diputada regional Concha Massa. Me comentaba el otro día un importante empresario local que se ha entrevistado con los aspirantes a la alcaldía que ella y el candidato de Ciudadanos y ex decano del Colegio de Abogados Ignacio Cuesta eran los que mejor impresión le habían causado. El problema de Concha Massa es su poca conocida imagen a nivel de calle y las tensiones que desde hace tiempo sufre su coalición.

Dicen los expertos que Podemos está a la baja en nuestra ciudad. La abogada Ana Taboada es guerrera y conoce muy bien los barrios mientras para su colega Rosón esta legislatura que ahora termina ha sido todo un master en municipalismo. No creo que logren los seis concejales pero se mantendrán en la nueva corporación en la que, por supuesto, tal como van las cosas no repetirá un tripartito.

En un principio quien mejor estaba colocado era el candidato del Partido Popular Alfredo Canteli, candidato independiente a quien los líos del partido de Pablo Casado han hecho que su campaña se vea afectada, eso y la aparición de Vox con Cristina Coto como candidata. Saldrá concejala pero poco más. Pese a todo Canteli va a tener muchos votos de los ovetenses pero lejos, es mi opinión, de la mayoría absoluta. La llave será Ciudadanos, ahora con dos concejales y un buen candidato, el abogado Ignacio Cuesta, a quien le derecha le echa en cara que es un tapado del PSOE. Puede que PP y Ciudadanos alcancen la mayoría absoluta como PSOE y Ciudadanos la logren también en la Junta General del Principado que el partido de Albert Rivera tiene como cabeza de lista a un peso pesado, el ex rector Juan Vázquez.

Foro presenta para Oviedo al doctor Fernando Tejada. Le ocurre lo que a Concha Massa, tiene por el momento poca proyección popular en la ciudad y eso que cuenta con el apoyo de mi buen amigo y colega, el fotoperiodista Santiago García. Veo mejor posicionada a la candidata forista al parlamento asturiano, la alcaldesa de Gijón Carmen Moriyón. Foro, Vox y Ciudadanos seguro que se verán beneficiados por la guerra interna que existe en el PP asturiano y que tanto va a perjudicar a su candidata Teresa Mallada. Eso y los bandazos de Pablo Casado y su equipo a pocos días de las elecciones hacen que me tema lo peor el día 26 para el segundo partido más votado el pasado 28 de abril. Tras Pablo Casado veo cada día con más fuerza la estela del líder gallego Alberto Nuñez Feijoo y es que si el PP falla en las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas no quedará más remedio que cambiar de entrenador.

Powered by WordPress | Runone Theme