Aprendiendo a dar tortazos, por si acaso

José Suárez Arias-Cachero, concejal popular del ayuntamiento de Oviedo, denostado por Gabino de Lorenzo y su equipo, al que pertenecía hasta hace unas fechas, por casquista aunque formalmente se le acusa de malas prácticas administrativas, ha llevado a su compañero de corporación y vice alcalde Agustín Iglesias Caunedo a los tribunales ya que, por lo visto, le llamó corrupto. Y éste, Iglesias Caunedo, por si acaso, sabedor de la fortaleza física, que no mental, del álias Felechosa, acudió  este fin de semana al polideportivo de Trubia donde hubo una velada de boxeo -Asturias contra el País Vasco- en la que, cosas de la vida, en el último combate un púgil negro llamado José Manuel, del País Vasco, peleó contra un púgil blanco llamado Aitor, de Asturias.

Agustín Iglesias Caunedo, a quien acompañaba su colega Gerardo Antuña, se sentó en primera fila junto al alcalde de barrio, Víctor Manuel Alonso, mientras entre el público había caras conocidas como el abogado José María Fernández, Chema, el ex diputado Antón Saavedra, que en su juventud practicó este deporte, el ex dirigente sindical Luis Redondo, alma durante años de la Corriente Sindical de Izquierda de Asturias, y el ex púgil y antaño campeón Gómez Fouz que ahora le da por escribir -Tiene buenas fuentes policiales- y no lo hace nada mal.

El boxeo es un deporte que de siempre le ha gustado al alcalde de Oviedo Gabino de Lorenzo que siendo bastantes años más joven llegó a ostentar la presidencia de la Federación Asturiana de Boxeo -ahora tiene un concejal, Benjamín Rodríguez Cabañas, que lo es de la de kárate- y recuerdo que al poco de ser alcalde ya montó una importante pachanga en el palacio de los deportes de Oviedo trayendo como púgil, ya barrigudo y fondón, al boxeador/actor de cine Mickey Rourke, lo que le valió un montón de críticas en esta ciudad conservadora, la vetusta de Clarín.

No se el fondo físico de Agustín Iglesias Caunedo pero es uno de los concejales de confianza de Gabino de Lorenzo que ve en él un posible sustituto en su momento. Iglesias Caunedo es ex esposo de la candidata oficiosa del PP a la presidencia del Principado Isabel Pérez-Espinosa. Esta cuarentona gijonesa fue descubierta para la política por Isidro Fernández Rozada cuando estudiaba derecho. La llevó a cargos del partido y a la Junta General del Principado; luego pasaría al ayuntamiento ovetense, ya bajo la batuta del actual alcalde.

Aunque que no me gusta reconozco que el boxeo es un deporte y de niño, cuando vivía en la calle ovetense de San Bernabé me llevaban alguna vez a las veladas que había al final de la calle Covadonga, donde hoy hay un parking y antes, hace muchos años, la estación de los ALSA. Era fan de Caldueño, un boxeador asturiano que se fajaba muy bien. Luego teníamos las veladas de lucha libre en la hoy clausurada plaza de toros de Buenavista. Me chiflaban las llaves de “La Pantera langreana” y los cabezazos de Peltop Cabeza de hierro“. Era, sin duda, otro Oviedo, aún con las heridas de la guerra civil presentes en muchos de sus edificios. Sin que el boxeo vuelva a tener el atractivo de años atrás que se celebre de vez en cuando alguna velada -en Trubia hay afición ya que de la que escribo asistieron más de 400 personas- me parece bien aunque, seguro, como ocurre con los toros, es un deporte con bastantes detractores, lejos ya de aquellas míticas figuras como Pepe Legra, Pedro Carrasco y el que terminó siendo un juego roto Urtáin. En fin, Iglesias Caunedo ya ha visto lo que es dar tortazos en primera fila. Espero que no tenga que hacerlo con Felechosa y es que lo cortés no quita lo valiente.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme