Cumpleaños agridulce

El histórico Real Oviedo ha cumplido hoy 85 años en una jornada agridulce. La parte positiva es que ha ganado en Lemona y bajo la batuta de Pacheta como él mismo dice hay que ir echando mano de la calculadora y no precisamente para comprar las devaluadas acciones de su presidente Alberto González sino para ver las posibilidades que hay de que aún esta temporada pueda intentarse el ascenso a la segunda A.

La parte negativa está en la catastrófica gestión del club con jugadores y empleados que aún no han cobrado sus nóminas y la aparición, un poco fantasma, del presidente del grupo mexicano Pegaso Toño García que pretende hacerse con la propiedad del Real Oviedo a cambio de desembolsar solo 300.000 euros endosando otros tantos al ayuntamiento y dejando el resto -hay que tener cara- para cuando el equipo ascienda, eso sí manejando ellos el cotarro del día a día. Siempre me dio en la nariz que esta opción mexicana no tiene futuro -estos no son los árabes o indios que han comprado el Málaga o el Racing de Santander- y que al final por aquello que estamos a menos de dos meses de las elecciones municipales pueden endosarle el club al alcalde Gabino de Lorenzo por aquello de la mala conciencia que tiene por haber en su día intentado tumbar al Real Oviedo como consecuencia de que era su presidente el socialista Eugenio Prieto quien además cometió el error de intentar vía primarias disputarle la alcaldía. Además, la revalorización del Real Oviedo en la tabla de clasificación hará que Alberto González se sienta más fuerte en su deseo de cobrar dos millones de euros – aunque uno está pignorado por el Banco Pastor- por el 39 por ciento del capital que hoy tiene el club.

Toño García, que estará en nuestra tierra hasta mañana domingo, en que espera entrevistarse, ya lo hizo en México, con el inefable Alberto González, se ha puesto en manos de las peñas azules y como lo que aquí se trata es de que sea alguna Administración la que saque  al club las castañas del fuego han forzado una reunión con Vicente Alvarez Areces, muy a la defensiva y crítico con su oponente político Gabino de Lorenzo, respecto a las ayudas que se han dado al club carbayón «muy superiores-dijo el presidente de Asturias- a las que en los últimos años dimos al Sporting». A todo esto el Real Oviedo sigue pleiteando contra el Principado lo que tampoco facilita las cosas.

Del tercero accionista, el abogado Celso González, que suele manejar la cuchara de todos estos guisos, nada se sabe y del cuarto, Paco Gómez, el propietario del Cartagena, menos. Reconozco los esfuerzos de los dirigentes de Peñas Azules que aunque no sean propietarios del club ni están en condiciones de invertir euros en el mismo si luchan por su supervivencia como magníficos aficionados que son pero lamentándolo, insisto, el panorama no está claro y la crisis de gestión y económica del Real Oviedo puede convertirse en una lanza contra el propio Gabino de Lorenzo en vísperas de las elecciones municipales a las que se vuelve a presentar. En fin, no me fío del grupo Pegaso, por mucha asturianidad que exhiban sus ejecutivos, y mucho me temo que el viaje de Toño García a Oviedo, tuvo que haberlo hecho en las navidades pasadas, quede en una simple excursión por los despachos oficiales. Sino, al tiempo.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme