Las andanzas del padre Angel

Me comenta mi colega César Alvarez, inquieto donde los haya, que asistió el otro día a la conferencia sobre la reforma de la ley electoral que el ex presidente del Principado Vicente Alvarez Areces dió en los cursos de La Granda, en el que concretamente dirigió la escritora María Teresa Alvarez, viuda de Sabino Fernández Campo. Y me cuenta como prácticamentre nadie acudió a escuchar al que fuera jefe del Ejecutivo asturiano en los últimos 12 años. «Solo estaba -me dice- el que fuera concejal de cultura de Avilés Román«. Eso sí, el ex presidente llego en coche con chofer, no se si sería oficial. César Alvarez me lo comenta reflexionando lo efímero que es el poder y como al día siguiente de cesar el teléfono deja de sonar. Eso me confirmó también, no hace mucho en Oviedo, el ex ministro de UCD Manuel Otero Novas.

César Alvarez, como digo, es un periodista langreano inquieto y parlanchín que desempeñó durante años la corresponsalía del Pueblo de Emilio Romero en Asturias. Promociona y dirige la tertulia L´Arderique que una vez al mes reune sus miembros en el hotel Regente. Una tertulia por la que pasó, incluso, Francisco Alvareez-Cascos, en la que se dialoga, no se grita ni se falta al respeto, sobre múltiples temas de actualidad al más puro estilo democrático. Ahora tiene entre manos que un montón de gente tengamos un detalle con uno de nuestros compañeros de la Asociación de Escritores y Periodistas del Principado, el licorero Emilio Serrano, muy homenajeado en diversos frentes en los últimos tiempos por su labor difusora del turismo asturiano y en concreto de las excelencias del oriente de nuestra comunidad autónoma, él que es hijo predilecto de Ribadesella.

El que no para es el padre Angel que me remite dos mensajes para meditar. El primero dice: «Desde esta habitación 420 del Hospital Valencia Manises, al salir de una operación al niño Josue y reconstruirle una oreja que perdió de pequeño en un incendio. Todo ha ido muy  bien. Doy gracias a Dios, una vez más, por tantas bendiciones y gracias, de rodillas, al doctor «milagro» Cavadas que le reconstruyó el cráneo hace tiempo y ahora la oreja. Esta buena noticia nos hace creer más en Dios y en los hombres. Una oración y bendición de este padre, muy viejo ya, pero muy felíz. Padre Angel, Mensajeros de la Paz».

A Josué le conocí en Oviedo cuando el padre Angel celebró sus 50 años de sacerdote. Creo que es un niño que el infatigable fundador de Mensajeros de la Paz adoptó en uno de esos países que continuamente visita, azotados por las tragedias. Al día siguiente del mensaje que les publico líneas atrás el padre Angel me envía otro con la foto de un niño famélico por la hambruna, que dice así: «Es verano, el año ha sido duro y conviene conmoverse lo justo. Así que permiteme, tal como nos anima hoy en ABC el periodista Jaime González, someterte a un pequeño chantaje emocional. Mira la imagen 6 segundos y deten tus ojos en los ojos del niño. 6 segundos nada más. ¿Cómo te sientes?. Si te agitas… estás vivo. Detente en los ojos de este niño para sentirte vivo. Solo necesitaba compartir contigo mi pena y rabia por el sufrimiento de éste y de tantos niños en Somalia y Kenia. Mañana viajo hacia allá. Te llevaré en mi corazón y en mi alma. Padre Angel, Mensajeros de la Paz».

Pues lo has conseguido, querido padre Angel. Me he agitado, reflexionado y hasta rezado. La impresionante labor solidaria de este cura de Mieres me llega una vez más al alma.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme