Aires gallegos

He estado unos días en Portonovo, provincia de Pontevedra, ese bonito lugar de pescadores y turistas, la mayoría asturianos, disfrutando de la hospitalidad de la vecina comunidad de la que nunca supe si nosotros somos los primos o los hermanos. Siempre que voy y vengo observo con preocupación por inacabados tramos de la autovía del Cantábrico, tanto en nuestro occidente como en su oriente. Apenas trabajan operarios en algunos de ellos y la maquinaria vuela por su ausencia. Ya se que Pepiño Blanco cuando deje el ministerio de Fomento y la portavocía del moribundo gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere retornar a su tierra natal para dar batalla por la presidencia de la Xunta. Este año, no podía ser de otra manera, hay menos veraneantes y menor gasto en los establecimientos. La verdad es que este microclima que hay en esta zona de las rías bajas es extraordinario. Por cualquier ruta, peregrinos en busca de Santiago pero el códice Calixtino, como si de una película de Alfred Hitchcock se tratase, continúa sin aparecer.

De Galícia me encantan sus paisajes, sus gentes y que es del orden de un 30 por ciento más barato, por lo menos el comer y el beber, que en Asturias. Santiago de Compostela es un motor tremendo para el turismo gallego al que ni mi venerada Covadonga es capaz de hacer sombra. En Portonovo iba a tomar ribeiro a Casa Conde, un establecimiento apartado pero de buena acogida, en donde durante unos días coincidí con la plantilla del club de fútbol de Colmenar Viejo que milita en tercera división -quedaron décimos la pasada temporada-. El día de la despedida jugaron contra el equipo local al que vencieron por 3 goles a 0. Se ve que deben tener un protector solvente para poder permitirse hacer pre temporada a tantos kilómetros de Madrid. En Portonovo hay mucha afición al fútbol y cuando voy a la playa de Candelas suelto 2 euros a tocateja para poder aparcar en un prado cercano, con destino a las arcas del club por decisión de su propietario.

Aunque no nos vimos personalmente si estaba en Portonovo Joaquín Muñiz, presidente de la Federación Mundial de Tai-Jitsu con sede en Oviedo. Si saludé a Martínez, un antiguo ejecutivo del Aguila Negra que vio impotente como la empresa asturiana se iba a pique tras la aparición en la misma de la catastrófica mano de José María Ruiz Mateos. Que envidia me da beber cerveza «La Estrella de Galícia». Un autobús de la empresa asturiana Jandrín suelta jubilados por los hoteles de la localidad y en la rula los pescadores -cada vez quedan menos, como en todas partes- se quejan del precio del pulpo que cada vez está más bajo. «Lo mismo que el de la merluza en Asturias«, les digo.

Estando en Portonovo es obligada la visita a Pontevedra más peatonal incluso que Oviedo. Por fin se han terminado las eternas obras frente al ayuntamiento pero sigue la rehabilitación -todos los años me encuentro con ella- de la antigua sede del Banco de España que ahora se va a dedicar a oficinas del gobierno central. Ayuntamiento, Diputación, Xunta, Gobierno central…. !Cuando nos daremos cuenta de que no solo no somos un país rico sino que corremos riesgo de pasar a pobres!. Como es lógico en esta zona informativamente hablando domina El Faro de Vigo, que es de la misma empresa que La Nueva España, y en donde se encuentra como director general el periodista ovetense Isidoro Nicieza del que me cuentan que a lo mejor retorna pronto a su tierra. El que se ha quedado allí para siempre es su antecesor Ceferino de Blás -mi abuelo siempre decía que tiran más 2 tetas que 2 carretas-. Allá por el año 1982 recuerdo de él toda una lección de comunicación cuando actuó en el hotel de la Reconquista de moderador en un coloquio público y televisado entre 2 candidatos a la presidencia del Principado: Pedro de Silva y Francisco Alvarez-Cascos. Seguro que a éste le gustaría en estos momentos tenerle por aquí y no hartándose de percebes, supongo, en las islas Cíes.

El próximo 12 de septiembre se celebrará en Oviedo la fiesta anual de los gallegos en Asturias, asociación que preside Manuel Quevedo, otro forofo del actual presidente del Principado. Habrá insignias de oro para el ex banquero hoy convertido en telepredicador Mario Conde y para el presidente del Centro Asturiano Alfredo Canteli. No estará presente esta vez Alberto Nuñez Feijóo ni tampoco su buen amigo y antiguo jefe Alvarez-Cascos. En los ambientes oficiales Mario Conde no es bien visto; además dicen que con su formación Foro Institucional va a presentarse a las elecciones generales del 2o de noviembre. Por mucho que haya subida la audiencia e Intereconomía no creo que le sea suficiente.

 

 

 

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme