Asturias, camino de las generales

Como estaba previsto en todos los ambientes menos en el despacho de José Luis Rodríguez Zapatero, éste no ha tenido otro remedio que adelantar las elecciones generales al 20 de noviembre e incluso, a lo mejor, lo vuelve a hacer para colocarlas en octubre, que el país no aguanta la crisis.

Pienso que aquí, en Asturias, la cuestión ha cogido con el pie cambiado a algunos, sin embargo el partido gobernante ya tiene hasta lema “Más Asturias, mejor España” y su líder Francisco Alvarez-Cascos se prepara para dar la batalla por conseguir cinco de los ocho escaños que tiene Asturias en el Congreso lo que le daría por vez primera en la historia disponer de grupo parlamentario propio además de suponer una definitiva consolidación de Foro Asturias como partido político, en principio como formación exclusivamente asturiana pero ¿Quién sabe a donde puede llegar?.

Las primeras encuestas oficiosas parece ser que dan el siguiente resultado: FAC 3 (4) diputados, PSOE 3 (2) diputados, PP 1 e IU 1. Lo que está claro es que el ex ministro de Fomento va a plantear una campaña en clave asturiana, bajo la premisa de que es absolutamente necesario que la voz de nuestra comunidad autónoma se escuche más y más fuerte en Madrid mientras el PP y PSOE, con sus líderes nacionales completamente definidos como candidatos, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, harán una campaña de pleno apoyo a los mismos dejando las peculiaridades regionales de lado.

Ninguna de las cuatro fuerzas principales, FAC, PP, PSOE e IU-Los Verdes ha desvelado aún la margarita sobre sus listas aunque rumores haberlos haylos. Pienso que FAC presentará algún fichaje espectacular para acompañar a los José Luis Magro, Tono Landeta, Fernando González Landa, Benigno Blanco, etc. mientras el PP continuará con su política continuista colocando al presidente regional Ovidio Sánchez al frente de la lista, que el abogado lavianés no se baja de la piragua ni después de realizar el descenso del río Sella. También repetirá como candidato Jaime Reinares, vital para los planes del auténtico director de orquesta popular Gabino de Lorenzo, pero si quedará, por fin, fuera de juego Isidro Fernández Rozada al que le ha llegado la hora de la jubilación. No descarto tampoco que en la lista vaya la ex delegada del Gobierno Mercedes Fernández quien a lo mejor puede retornar a su antiguo cargo si, como parece, Mariano Rajoy es el próximo presidente del gobierno de España. Hay sectores que piden, no se si a gritos pero casi, incluir a Noel Zapico que tiene aún varios años muy aprovechables y, por supuesto, no debemos de olvidarnos de Agustín Cuervas-Mons y de Ramón Cañal. René Saavedra, sin embargo, ha quedado desaparecido en combate.

Por su parte el Partido Socialista Obrero Español parece un tanto adormilado tras haber sido noqueado por Francisco Alvarez-Cascos en las recientes elecciones autonómicas, y eso que gobierna en la mayoría de los ayuntamientos asturianos. Su secretario general Javier Fernández ha buscado refugio en Madrid aceptando ser de nuevo senador por la Junta General del Principado y todo indica que aquí quien va a llevar la voz cantante en defensa y promoción del ex ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba es su buen amigo y delegado del Gobierno Antonio Trevín. Una incógnita es si la FSA, que el próximo 10 de septiembre debe elegir a sus veinte miembros para asistir al comité federal en Madrid, incluirá en las listas de candidatos al ex presidente del Principado Vicente Alvarez-Areces quien se resiste a retirarse a sus cuarteles de invierno y que incluso acudió al acto inaugural de la 55 edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias en Gijón para escuchar a su sucesor Francisco Alvarez-Cascos que ha descubierto una deuda oculta en las cuentas de la autonomía de 211 millones de euros lo que, sin duda, va a condicionar la acción del gobierno.

En IU-Los Verdes estudian en estos momentos como no verse tapados por la derecha que gobierna en Asturias y que va a gobernar en España, si los votantes no lo remedian. En una de estas vuelven a colocar a Gaspar Llamazares al frente de la lista. Yo colocaría también en un buen puesto a Jorge Pardo hasta ahora jefe de gabinete de Aurelio Martín en la consejería de agricultura. Coincido con él en una tertulia radiofónica de la COPE y le encuentro atinado y versado lo que en un político no es habitual. Tampoco me olvidaría, amigo Jesús Iglesias, del socio, el líder de Los Verdes, Joaquín Arce, que lo ha hecho muy bien como director general de política forestal. Además, verle llegar en bicicleta al Congreso de la nación sería una gozada.

El caso es que tanto la deuda oculta, como las elecciones generales, está claro que van a condicionar a corto plazo la actuación del gobierno autonómico que se encuentra en minoría, sin un euro en el cajón, con un gobierno hostil, o nada colaborador, en Madrid y más de sesenta ayuntamientos asturianos en manos de la izquierda. Para no morir en el intento Foro Asturias y su líder Francisco Alvarez-Cascos no les va a quedar otro remedio que a partir del uno de enero próximo, en que legalmente pueden hacerlo, disolver la Junta General del Principado y convocar de nuevo elecciones autonómicas en nuestra región como en su día hizo en Madrid Esperanza Aguirre, buscando, por supuesto, esa mayoría absoluta que le es tan necesaria al que fuera vicepresidente del gobierno de la nación con José María Aznar.

Además de crear empleo y superar la crisis, casi nada, hay toda una riestra de temas a resolver: La finalización de las infraestructuras, la puesta en marcha del HUCA, la estabilidad económica de la universidad con soluciones para su campus de Mieres, la recuperación del circuito Fernando Alonso, la utilidad de La Laboral, el futuro del centro cultural Niemeyer, la nueva ciudad residencial de Perlora, la rentabilidad del nuevo Musel, el mantenimiento de las minas, el sacar a algunos ayuntamientos prácticamente en quiebra del atolladero, etc., etc.

Cierto que Francisco Alvarez-Cascos y su equipo de noveles ejecutivos en política tiene ante si un reto muy difícil pero de ello ya era consciente el ingeniero de caminos; eso, se hace camino al andar y ese camino en su momento puede llevar a un acercamiento de la derecha, FAC y PP, y es que Mariano Rajoy tampoco se puede permitir que por esas autonomías de dios comiencen a parecer como peligrosos granos partidos regionalistas de derecha como en Navarra o en Asturias o en el ayuntamiento de Benidorm, por citar.

Partiendo de la premisa que caimán no come a caimán, aunque a veces de la impresión de lo contrario, no se puede decir que a medio plazo Francisco Alvarez-Cascos no vuelva a beber en el cuenco popular, sino al tiempo.

 

 

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Asturias, camino de las generales”

  1. Aunque la situación actual está complicada, quien asume responsabilidades en política solo tiene dos opciones. La primera, es reducirse a un programa político basado en el reproche y en las descalificación de la gestión de los que gobernaron, y eso tiene poco recorrido con desencanto en los ciudadanos
    La segunda, es buscar y ofertar nuevas expectativas , aún sabiendo de los dificultades adquiridas, pero explicándonos que hay futuro. Y si esto se hace con valentía aunque tengamos (los ciudadanos) que apretarnos más nuestros ya agujereados cinturones.
    Leo estos días distintos lamentos con una base común: no hay fondos públicos para afrontar retos, que aparecen negociados opacos, favores inconfesables ..etc. Bien todo esto, aunque sea así ,es un pasado reciente que se debe disolver en en el discurso de la segunda opción. Necesitamos ver el nuevo mapa de la batalla donde se van a desenvolver los acontecimientos y se van tomar las decisiones importantes. Y necesitamos honradez y coherencia sin engaños.
    En plena Semana Grande de Gijón, los toros son una metáfora del riesgo y en la política hay riesgo a la hora de afrontar los retos que nos acosan. Hay mucha expectación e incertidumbre de lo que harán los diestros, los toros y el público. Los otros diestros, los políticos, no pueden transformar sus expectativas en tentaderos o en simples capeas. Y no deben esconderse en un discurso de reproches y descalificaciones de lo anterior. Eso es «torear» sin vergüenza torera.
    Quedémonos con el pensamiento de Winston Churchill «El fallo de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes.». !cómo acertaba en viejo Tory». The Economist escribió un fuerte editorial sobre España hace un par de años que se titulaba «Se Acabó la Fiesta». Ahora ya no estamos en una fiesta de hombres importantes, sino de hombres útiles.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme