Joaquín Alvarez en el recuerdo

Acudo por vez primera este año al recinto de la Feria Internacional de Muestras en Gijón. Colas para sacar entrada lo que es buena señal. Así me lo confirma Alvaro Muñiz, su director, confiado batir este año, 55 edición, el record de visitantes, o sea, más de 700.000. Mientras unos señores vestidos de romanos visitan el stand del banco Herrero voy para el salón del palacio de congresos donde el Centro Asturiano de Sevilla tiene a bien distinguirme con el memorial «Joaquín Alvarez» junto con la «madreña» de bronce para el Foro Jovellanos actualmente presidido por el catedrático Jesús Menéndez Peláez. Son dos estatuillas diseñadas por el artista langreano José Luis Igleslias Luengo que cada año se supera.

Fue el de esta mañana un acto sencillo y emotivo glosado por el actual presidente del Centro Asturiano de Sevilla Juan Alberto González. Alli estaba Susi Moro, viuda de Joaquín Alvarez, acompañad de su hija Conchita y una nieta, Helena, quien glosó espléndidamente mi modesto curriculum. Y es que Joaquín Alvarez, destacado presidente del Centro Asturiano de Sevilla, langreano y asturiano por encima de todo, con su arrolladora humanidad hizo que me prendase hace ya unos cuantos años de este centro, una de las principales embajadas que Asturias tiene en España. Lo que comenzó en su día con una acción profesional terminó con una amistad personal que duró hasta su fallecimiento hace ya unos años. Le ayude a él y al Centro Asturiano de Sevilla como periodista en todo lo que pude y me sirvió además para visitar en varias ocasiones la capital hispalense recordando con especial cariño una jornada en la que el directivo José Antonio Mesa, médico nacido en Grandas de Salime, y que estaba hoy presente en el acto, lo que me produjo una gran alegría, me dio un gran palizón a pie y en autobús enseñándome Sevilla y sus encantos a fondo durante todo un día.

En mis palabras de agradecimiento no faltaron frases emotivas para la figura de Joaquín Alvarez y la gran labor que realizó al frente del Centro Asturiano de Sevilla, una ciudad que cuenta con cerca de 25 calles que llevan nombres de ilustres asturianos. No pude por menos que citar al primero de ellos el obispo de Oviedo don Rodrigo Díaz que allá por 1243 ayudó a la conquista de Sevilla, o a Gaspar Melchor de Jovellanos -en noviembre se cumple el bicentenario de su fallecimiento-. El singular prócer vivió durante su juventud años en Sevilla, en donde desempeñó su primer puesto profesional como jurista a la edad de 24 años. O Agustín Arguelles que participó en la constitución de Cadiz de 1812 o, más reciente, el compositor Pedro Braña, toda una insttiución.

Presentes en el acto el alcalde de Cabrales, Toni Prieto, gran amigo de Joaquín Alvarez, el concejal del ayuntamiento de Langreo Vicente Fernández, el felguerino Rufino Roces, la directiva de Langreanos en el Mundo Rosa Roces, el secretario José Manuel Solís, que reside en Guecho pero que no pierde contacto con su Asturias, patria querida, y la ex directora de la Agencia de Asturianía Begoña Serrano que durante sus años de mandato tuvo una gran relación con el Centro Asturiano de Sevilla. Debe ser que aún que tienen muebles sin desembalar en los distintos despachos gubernamentales pero pese a las invitaciones cursadas no acudió nadie de la Administración presidida por Francisco Alvarez-Cascos. Otro año será, supongo. Y es que aún no se ha nombrado ni el sucesor/a de Begoña Serrano ni del presidente/a del Consejo de Comunidades Asturianas, cargo que hasta ahora ostentaba Manuel Fernández de la Cera si bien, ya que lo he citado, vengo apostando para el mismo por el actual alcalde de Cabrales allí presente.

Me alegró saber que uno de mis maestros, el profesor José Caso González -siendo rector de la Universidad de Oviedo, allá por 1972, me fichó para la oficina de prensa- fue precisamente el primer presidente de Foro Jovellanos. El actual, el catedrático Jesús Menéndez Peláez, tuvo también un recuerdo para otro destacado presidente del Foro, Luis Adaro. Para acabar de emocionarme Susi, la viuda de Joaquín Alvarez, me enseña una agenda suya con los contactos que tenía en Asturias y en la que figura junto a los teléfonos una foto mía recortada de unos de mis artículos en La Voz de Asturias. El presidente del Centro Asturiano en la capital hispalense, que me confiesa que el mayor tirón que tiene ahora el Centro para nuevos abonados es disponer de una caseta en la feria de Abril -todo un tesoro, evidentemente-, me comenta cómo están realizando apertura hacia empresas asturianas que quieran tener contactos en Sevilla, ofreciéndoles, caso de que lo necesiten, las instalaciones como embajada empresarial. Por ejemplo, ya han abierto camino a dos empresas productoras de queso y espera que no sean las últimas.

Se que el bueno de Joaquín Alvarez, en las praderas de Manitú desde nos contempla, hoy se habrá emocionado con este sencillo acto que el centro asturiano de sus amores, el de Sevilla, celebró en el recinto ferial de Gijón. No te olvidamos, maestro. Y gracias.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Joaquín Alvarez en el recuerdo”

  1. velino dice:

    «Vanidad de vanidades» lo dijo el Eclesiastés.

    Mientras usted querido editor, andaba de feria, yo seguía a los chavales que van camino del encuentro con el Papa. No crea que todos comieron bocadillos obsequio, algunos cenaron en algunos restaurante de lujo de Oviedo, porque para todo hay clases. De reojo les vimos pasar su estimado Cabañas y yo, ya sabe; en esa esquina borgiana nuestra de Casa Ramonín.
    El arzobispo, más frugal el,alcanzaba el camino que conduce al Montsanro a»pinrel»,-La Magadelana- Yo lo hacía de niño cada 15 de agosto de hace ya 50 añós, cuando nos encontrábamos en el camino de Las Caldas con los de Trubia,Fuso, Soto Ribera etc.
    Lo dicho los cristianos jovenes, internacionales, se nota que portaban Visa-no le vi el color a la tarjeta-nada de ágape frugal, comidas por todo lo alto y alguna copa. Este jubileo viene en clave de los nuevos cristianos.Sin que pretenda ser irreverente,ignoro si EL se hubiera tomado una copa, más puede que si, que era persona comprensible,humana.El mismo dijo que era su propia sangre. La plaza de la catedral se lleno de un gentío en el que cual Torre de babel, se confudieron las «voces con los ecos» pese al mal tiempo de ayer en Asturias. Sería ese el motivo por el cual, el grupo que acompañaba la actuacion coral tocara en el atrio de la catedral.
    Bien merecido homenaje el que le tributaron los del Cenro Asturiano de Sevilla. Se que le tenían estima. Porque a Joaquín- le filmé subido a un mulo en Aristébano para la Vaqueirada- y a José Antonio les invitamos en Tapia a un ágape los de TeleOccidente y Gervasio Acevedo, hombre fuerte de Alvarez Cascos en la zona. Aquella tarde del «Carmen» fue de verdad agotadora.
    Vamos a desvelar en exclusiva aqui una anécdota vivida aquella jornada que, cual cuento de princesas, se haría realidad meses despues.Sucedió esa misma mañana, tras acompañar la procesión de la patrona de los marineros por la engalanadas calles tapiegas.
    Antes de la comida tradicional, nos juntamos en el bar La Parra unos conocidos: Chano García, de la Fundacion- siempre-mi compadre Tico Medina,Pedro Erquicia, incombustible catódico y el entónces alcalde tapiego,Gervasio Acevedo.Para abrir el apetito tomamos unos «culinos»de sidra en este emblemático bar, a la sombra de una parra que segun la tradicion bíblica, trae maña suerte, pues a su sombra apresaron a Cristo. Por eso este árbol dicen que trae mala suerte.
    Se comenta en la rebotica del bar. Chano dixit en tono borbón: «hay que intentar que se case con una española, aunque sea un modistilla». Era cuando el Principe Felipe mantenia aquellos escarceos amorosos con la modelo Eva Samnun.La frase tenía y aun tiene mucho contenido.- Sabido era por los tertulios que la heredera al trono traería con ella su cohorte y esto no gustaba a algunos aspirantes a Godoy-
    «O una plumilla como este» dijo Tico Medina señalándome.
    Bien: ya lo sabíamos- esto en en el mes de Julio- la «elegida» por el komitern era una periodista. Ahora solo faltaba saber quien sería la afortunada. La incognita se despejo aquel dia de los Premios casi cuatro meses después cuando se desvelo la noticia:Letizia Ortiz era la elegida para ser Princesa.
    Quien no dijo palabra en aquella reunión fue Pedro Erquicia. Pera el parecía estar bien claro el fondo del asunto o trasunto.Y despues nos fuimos a comer con sus amigos Joaquín»el barbas» y Jose Antonio Mesa, que nos hablaron entre otras de lo duro que es el verano en Sevilla,la caló en la Bética.
    Bueno yo le tengo entrevistado a Joaquín en nunerosas ocasiones para la tele, mismamente en Aristébano donde fue vaqueiro de Honor y otros muchos lugares.
    Mire por donde yo todavía no andube de Feria, ando mal de perras y como ahora de lo que se trata es de apretarse el cinturón, el alcalde de mi ciudad- Oviedo- propone mediadas drásticas a lo Berlusconi.¿acaso reducción de viceconsejerías? cosas de esas.Gabino pica a lo grande con pequeñas actuaciones. Parece querer emular al mismísime creador que dicen» escribe recto con renglones torcidos».
    Por fin saca el cuezu- perdóneme alcalde- y le canta las verdades del barquero al todopoderoso Cascos, al que solo puede dirigirse por carta o a traves de los medios.Ese lugar tiene siete candados y no aceptan acertijos autoridad.
    Lo de siempre estimado Ávila: unos suben y otros bajan. Veálo sinó en los foros de la red. Y opine lo que desee. Pero no se llene de alimentos que se nos van tantos despues de una cena copiosa.Siga mi dieta: entretengo la vida con una lechuguita, cebolla y apio,tomate en rama raf y esas cosas que me sirven de la planta ecólogica de Villaviciosa y: a precios de regalo. Tenga cuidado con la lluvia que Oviedo está para resbalar con tanto «plan de choque».Aprovecho esta coyuntura para saludar al alcalde que- sim haberse tomado unas vacaciones-empieza a coger marcha despues de 23 dias inactivo.!Ah! por cierto autoridad:¿como va lo mío de San Mateo para cantar a mis paisanos las canciones de personajes ovetenses?. La que se conoce por «Mitología Urbana» que todo no va a ser pal fiu. Denos algunas migajas d eese pastel a los músicos de la ciudad.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme