Adiós a un buen amigo

Mi amigo el restaurador José Santamaría me comunica el fallecimiento del empresario praviano Luis García, cuñado de los Cosmen Adelaida y que murió el pasado sábado en su domicilio de la calle Yela Utrilla de Oviedo a los 95 años, precisamente el día que los cumplió. Padre de diez hijos había quedado viudo hace años. Fue un destacado empresario del transporte de mercancías por carretera y en estos sus últimos años como jubilado mantenía una excelente salud hasta el punto que le tomábamos el pelo cuando acudía al Centro Médico a hacerse análisis rutinarios con resultados más propios de un treintañero que de un nonagenario lo que, por supuesto despertaba además nuestra envidia.

Fumador empedernido durante años tuvimos tertulia al atardecer en “El Bodegón de Goyo” donde una paciente Alba escuchaba impertérrita  nuestras batallitas. En  alguna ocasión se personaba su cuñado Manolo Cosmen y recordaban los buenos tiempos de Cangas del Narcea. A cada cumpleaños de Luis García hacíamos votos para celebrar el siguiente 365 días después. En ocasión lamentablemente no ha podido ser. Ubicado a 1.000 kilómetros de distancia me llega la noticia de su fallecimiento. Descansa en  paz, buen amigo.

A todo esto un año más saludo aquí, en Málaga, al economista langreano Angel Fernández Noriega, responsable de la secretaría general de Unicaja, la tercera en importancia de España, y mano derecha de su presidente Braulio Medel. Angel Fernández Noriega fue presidente de Cajastur en la década de los 80 y bien que a estas alturas continúan añorándole los empleados y muchos otros sectores de la sociedad asturiana. En su día el gobierno autonómico que presidía Pedro de Silva y su propio partido, el PSOE, fueron injustos con Angel Fernández Noriega dejándole poco menos que tirado en la cuneta de la que fue rescatado por Braulio Medel para Unicaja, viniendo a residir a Málaga y contribuyendo al fortalecimiento de esta importante entidad financiera andaluza. En cierta ocasión en que eché en cara a Pedro de Silva el haber cesado a Angel Fernández Noriega como presidente de Cajastur me contestó que “tenía que haber pagado por el master que le ofreció al nombrarle presidente de Cajastur“. Creo que fue una contestación fuera de tono ya que Fernández Noriega enderezó e impulsó Cajastur y ayudó a dinamizar la sociedad asturiana. En aquellos años su actuación fue decisiva, por ejemplo, para que el Grupo Zeta comprase La Voz de Asturias y el periódico evitase su desaparición y muchos  empresarios asturianos saben también de su disposición a echarles una mano evitando su caída con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

Angel Fernández Noriega que en agosto siempre pasa unos días de vacaciones en Llanes junto a su esposa que también es langreana y mantiene aquí, en el corazón de Andalucía, muy vivo su acento asturiano, me comenta que en esta tierra andaluza ya se nota cierta recuperación en base al motor que supone el turismo y a las exportaciones. Aunque lejos de Asturias confía en la recuperación de nuestra tierra que es la suya, lo que, ciertamente, como asturianos todos deseamos.

You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Responses to “Adiós a un buen amigo”

  1. velino dice:

    Lo lamento: plano. A usted no le escribe ni Dios y usted mejor que nadie sabe esa máxima;”Si no te contestan no sigas picando que pueden estar muertos”. Tale parece ser el caso,un suponer.
    Un dia de estos reavivo el corral-con perdón- se me amontona el trabajo.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme