Un emprendedor octogenario

El pasado sábado tuve el honor de glosar la figura del empresario zamorano afincado en Asturias Tomás Casado Martínez con motivo de serle entregada L´Amuravela de oro por la Asociación de Amigos de Cudillero. Estas fueron mis palabras:

Glosar la figura del empresario Tomás Casado Martínez, merecida Amuravela de oro 2014, me produce una íntima satisfacción porque no se trata solo de un buen amigo desde hace años sino también porque como asturiano y periodista, ejerciente como tal desde 1964, he conocido a este empresario, autodidacta y luchador como el que más, que a lo largo de su dilatada vida ha creado riqueza y empleo y no solo en nuestra región, apostando con la creación de empresas y puestos de trabajo en nuestra tierra que ya es también la suya.

Los años pasan y en muchas ocasiones la memoria histórica va perdiéndose pero los asturianos hemos de tener siempre presente a aquellos ciudadanos de la España profunda, de la tierra interior, que empujados por la necesidad y el deseo de encontrar nuevos horizontes hicieron en los años de la post guerra un hatillo, con la maleta de cartón atada con cordeles, y se lanzaron España hacia arriba, hacia el norte, en busca de la tierra prometida, en este caso nuestra amada Asturias.

Tomás Casado fue uno de ellos. Tras ayudar a su padre en las labores del campo en la localidad de Valdescorriel, en Zamora, donde nació –me congratula que la alcaldesa Mirian Páramo nos acompañe en este emotivo acto- pensaba ingresar en el Ejército como paracaidista, sin embargo por consejo de su padre a los 19 años vino para Asturias comenzando a trabajar en las compañías “Entrecanales y Tavora” y “Huarte y Cia” que estaban colocando los primeros cimientos de lo que fue la primera siderúrgica integral de España: ENSIDESA en Avilés.

Ya en 1930 un tío suyo, Andrés, se había instalado en Asturias por lo que la región no le era ajena. Tomás Casado, joven inquieto y trabajador, con apenas 25 años pasa a entrar en la compañía “Montajes Nervión” en la que estuvo 17 años pasando por diferentes puestos de responsabilidad hasta ocupar la dirección comercial, de compras y administración de Asturias, Castilla-León y Galicia. Pero a este emprendedor forjado a pie de obra pronto ser empleado, aunque fuera en un alto cargo del escalafón, le quedó pequeño y en 1974 se independizó constituyendo un holding de empresas de servicio y comercio formado por 10 accionistas entre familiares y amigos. Trabajador empedernido, buscador infatigable de nuevos mercados, su obra empresarial fue creciendo superando las propias barreras naturales de Asturias y comenzando a actuar no solo por toda España sino por diversos países, principalmente africanos, en diversos sectores que van desde bienes de equipo hasta proyectos llave en mano y precisamente hoy le acompañan aquí diversos ejecutivos de importantes firmas de Argelia y Senegal, por citar.

Tomás Casado a sus magníficos 82 años no ha bajado el listón de su actividad empresarial, listón que hoy supera los 1.750 puestos de trabajo, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, con una facturación de unos 250 millones de euros y creciendo.

Como no ponía ser de otra manera Tomás se casó con  asturiana, con una tevergana, Mercedes Fernández, a quien tuve el honor de tratar y lamentablemente fallecida en el 2008 pero, como siempre dice nuestro homenajeado, de bien nacidos es ser agradecidos y Tomás Casado nunca olvidó al pueblo donde nació, Valdescorriel, muy cerca de Benavente y, por tanto, a tiro de piedra de Asturias.

Hace un tiempo me invitó a dar en el mismo una conferencia impulsora a los jubilados lo que me permitió conocer in situ las mejoras que este hijo de Valdescorriel ha contribuido a realizar a lo largo de los años, desde una fábrica de casetas de obra hasta un complejo hostelero pasando por un museo de arte que lleva el nombre de su esposa hasta la remodelación de la iglesia de la localidad. Incluso cosecha vino que embotella para los amigos y del que, puedo dar fe, tiene un excelente buquet.

Su labor como hijo distinguido de Valdescorriel también se ha traducido a lo largo de los años en ofrecer oportunidades de trabajo a vecinos de esta pequeña localidad zamorana, su pueblo natal, hoy perfectamente integrados laboral y socialmente en el Principado.

Pero además del extenso y envidiable curriculum profesional debo resaltar también en estas palabras de reconocimiento de Tomás Casado su discreta pero intensa labor solidaria a través de distintas ONGs y fundaciones. Fue precisamente fundador, y la preside, de “Don Pelayo” con sede en Oviedo y dirigida por la gran cantante Tina Gutiérrez, una fundación dedicada a la música y a la danza siendo su principal objetivo ayudar a niños y mayores con el propósito de contribuir a superar su discapacidad o incomunicación. Igualmente constituyó la Asociación Cultural “Santa Marta” y la Asociación “Amigos de la Santina”, ambas en Valdescorriel, colaborando intensamente también con “Mensajeros de la paz” del padre Angel entre otras organizaciones benéficas.

En definitiva, de todo ello Tomás Casado se siente muy orgulloso por lo realizado a lo largo de su exitosa e intensa vida, continuando siempre con el mismo ímpetu en todas sus acciones profesionales y personales.

Por ello, felicidades y enhorabuena por esta Amuravela de oro, amigo Tomás. Estoy seguro que este premio será para ti un acicate más a tu labor empresarial y, por supuesto, muchas gracias a todos ustedes.

 

 

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Un emprendedor octogenario”

  1. donald barrios dice:

    Tuve el gran placer de compartir con Don Tomas en una gira por el Ecuador tras unos negocios en ese pais,y uve la gran oportunidad de compartir con el varios dias.El es un gran caballero y un excelente amfitrion que me lo demostro durante mi visita a Oviedo,Espana a vsitar su fabrica.
    Cordialmente
    Donald Barrios
    donbarrios10@hotmail.com

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme