La catedral de los sifones

Supongo que el consejero de Presidencia Guillermo Martínez estará a punto de regresar de su visita a varias colonias asturianas en Argentina, y concretamente al Centro Asturiano de Mar del Plata que cumple los 100 años. Ahora que se acercan las elecciones el voto de los emigrantes es importante y el PSOE asturiano, que siempre gana en este capítulo, se prepara para que en esta ocasión no se escape papeleta alguna. Guillermo Martínez, que repetirá en la candidatura de Javier Fernández como número dos -renovación, la imprescindible-, sabe muy bien de la importancia de esos votos. Los partidos políticos representados en la Junta General del Principado se han puesto de acuerdo, cosa rara ya que solo lo suelen hacer al principio de legislatura para subir el sueldo a sus señorías, para que el ex sindicalista y ex político José Angel Fernández Villa acuda al hemiciclo dentro de unos días para explicar el origen de su fortuna, el famoso 1,4 millón de euros, apoyándose en que el parlamento asturiano le nombró representante en el consejo de administración a propuesta del PSOE. Como de verdad el langreano abra la boca más de uno tendrá que salir corriendo.

Mi buen amigo Miguel Fuente Calleja, a quien no soy capaz de convencer  que encabece la lista del PP para la alcaldía de Noreña, me cuenta como muchos políticos, cuando se acerca la hora de la verdad, esto es, la de pasar por las urnas, acuden a visitar el museo de sifones de Aurelio Antidio Cuesta, más conocido por Lelo el de La Cotorra, único superviviente asturiano del gremio de sifoneros que aún repara y envasa tan curioso artilugio compuesto por 19 piezas y cuyo consumo está prácticamente desaparecido. Lelo cuenta con 22.000 piezas que en parte expone en su museo de La Soledad en Pola de Siero, colección que está considerada como la mejor del mundo. Es el único museo existente en La Pola y no cuenta con subvención alguna, ni siquiera para los folletos que reparte en cuanto tiene ocasión.

Cuenta Lelo Antidio que en Asturias llegó a haber más de 2000 sifoneros y en la actualidad solo quedan dos amantes del agua de seltz. No se porqué pero algunos políticos creen que visitar su museo les da suerte. Lo curioso es que el fundador de Foro Francisco Alvarez-Cascos colecciona sifones aunque desconozco cuantos tiene. Cuando fundó este partido regionalista se me ocurrió comprar un magnífico ejemplar en una tienda de cachivaches que había, ya cerró, junto al Palacio de Deportes para regalárselo como detalle de suerte para su partido y para Asturias. Pasó el tiempo y no surgió la ocasión de entregárselo, además, dado el giro que fue tomando el secretario general, especialmente en lo que se refiere a sus lecciones de periodismo, decidí quedarme con el bonito sifón, y aquí lo tengo junto al ordenador. Espero que me de suerte como dice Lelo.

Por cierto, el ayuntamiento de Noreña que preside César Movilla, del PSOE, al frente de una corporación en la que creo que hay representantes de siete formaciones, o sea, ingobernable, tanto es así que el alcalde decidió renunciar a la dedicación exclusiva y volvió por las mañanas a su trabajo en el nuevo HUCA, el ayuntamiento noreñense digo, a petición de la Orden del Sabadiego ha decidido iniciar un expediente para dar el nombre del gran dibujante Antonio Mingote  a una calle o plaza de la localidad. El humorista y académico de la Real Academia Española de la Lengua fue quien gestionó que la palabra sabadiego figurase en el diccionario, exenta de la afirmación de que estaba hecho con carnes de mala calidad, petición respaldada unánimemente por el resto de los académicos. Aunque ya había aparecido la corrección en el diccionario digital, ha sido ahora cuando apareció recientemente impreso en el papel.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme