Que las campanas no dejen de tocar

En estos próximos días se concitarán una serie de homenajes a destacados empresarios asturianos lo que, según van las cosas, es bueno para Asturias, el que se anime a nuestros emprendedores aunque en alguno de los casos superen los 90 años. Precisamente empiezo por el presidente de Carbonec-Satra, el empresario sotrondino Amalio García a quien el próximo viernes en el curso de un acto que se celebrará a las 14,00 horas en el hotel de La Reconquista la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) redirá homenaje por ser el de más edad de la patronal asturiana. En agosto cumplió 91 años y continúa al frente de un montón de empresas además de ser cónsul de la República Checa en Asturias.

El sábado en Avilés la Cofradía del Colesterol Bueno, como no podría ser de otra manera, entrega sus premios anuales. Uno de ellos, el dedicado a «Toda una vida», es para el empresario zamorano afincado en Asturias Tomás Casado, presidente del grupo industrial IMASA. Cumplidos los 80 años, Tomás Casado, al igual que su colega Amalio García, continúan creando riqueza y abriendo mercados por esos mundos de Dios. Gracias a su fortaleza física y mental no bajan la guardia y mantienen bien alto el pabellón asturiano por medio mundo.

Ese mismo día, el sábado, en La Felguera, los jurados de la Fundación Marino Gutiérrez se reunirán para fallar los premios en las distintas modalidades, convocados cada año por estas fechas, y que mantiene vivo el recuerdo del financiero y prócer langreano Marino Gutiérrez fallecido hace unos años en un accidente automovilístico en Prendes. A la semana siguiente, el viernes día 21,el periódico de Llanera «El Tapín» hará entrega del galardón «LLanerense del año 2014» al empresario Avelino Suárez Alvarez, presidente de la ingeniería IMPULSO, ubicada en el parque tecnológico de dicho concejo, y cónsul de la República de Angola en el Principado. El editor de «El Tapín» Roberto Alvarez ha preparado un acto al respecto en el restaurante Peña Mea a las 21,00 horas para homenajear a Avelino Suárez cuya personalidad será glosada por el ex director de «La Nueva España» el periodista Melchor Fernández Fernández.

Como se puede apreciar el acercamiento al fin de año hace que diversas organizaciones preparen fiestas y homenajes que en este caso tienen a destacados empresarios como protagonistas de los mismos. En una región como la nuestra, con graves problemas estructurales y coyunturales, es importante que se revalorice la clase empresarial. Que las campanas no dejen de tocar como acaba de ocurrir con el restaurante «Las campanas de San Bernabé«, calle en el centro de Oviedo, donde nací y con servicios de hostelería de categoría. Tras permanecer cerrado unos meses y cambiar de propiedad ha vuelto al funcionar «El Burladero», precisamente junto a «Las Campanas de San Bernabé» pero éstas de momento están mudas.

Ya que hablo de ello hay que señalar que la hostelería local no pasa por sus mejores momentos pese al esfuerzo del ayuntamiento. Los grandes restaurantes están tocados por la crisis. De noche, excepto los viernes y los sábados, apenas hay público y a mediodía la clientela también ha disminuido. Los ejecutivos apenas tiran ya de tarjeta y los altos cargos de las distintas administraciones también ven como los recortes en los presupuestos les afectan en los gastos de representación. Quien se defiende hoy en el sector local de la hostelería es ese bar regentado por un matrimonio en el que ella cocina, él sirve y los menús no pasan de 20 euros con un vino aceptable. Lo de menos es que el mantel sea de papel.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme