Tarde de cine

Esta tarde acudí al Centro Cultural de Niemeyer -un tiempo de perros, por supuesto- para asistir al estreno en España del documental «Remine» del periodista gijonés Marcos M. Merino. Aparco con dificultad pensando el por qué el gran parking subterráneo que tiene este complejo lleva clausurado desde su inauguración. La próxima vez se lo preguntaré al nuevo director Carlos Cuadros tomando aún tierra asturiana. Esta tarde acudió a la sesión cinematográfica acompañando al vice consejero de Cultura Alejandro Calvo que para eso el Gobierno del Principado colaboró en la financiación de la película que narra periodísticamente el último conflicto de la minería en el verano del 2012, conflicto que perdieron los trabajadores y que fue el principio del fin, por ejemplo, de José Angel Fernández Villa como dirigente del SOMA FIA UGT.

Unas ochocientas personas se dieron cita para no solo ver la película sino también para escuchar religiosamente las acertadas contestaciones del director  Marcos M. Merino interrogado por el periodista mierense José Luis Arguelles y luego, al final de la proyección, a lo largo de casi una hora por el público presente que aplaudió varios minutos cuando apareció en pantalla la palabra fin.

Por allí vi a Chus Pedro, a los colegas Pilar Rubiera, Xuan Cándano y Vicente Bernaldo de Quirós. Pericles y señora y el dirigente de CCOO de la minería Fabián Alvarez con el que quedo en la capital para charlar sobre la situación del sector minero y de Asturias en general. No vi a nadie del ayuntamiento avilesino pero sí asistí a la proyección de «Remine» junto al veterano sindicalista Severino Arias quien me confiesa sin ruborizarse que dentro de tres meses cumplirá los 80 años. Me recuerda que cuando yo comenzaba en esto del periodismo en 1964 el se encontraba preso en la cárcel de Segovia. Participó en la última marcha a pié a Madrid de los mineros, lo que queda muy bien reflejado en la película de Marcos M. Merino, aunque le costó una lumbalgia que le ha durado once meses y aún se resiente pero la lucha obrera es la lucha obrera y Severino Arias no renunciará jamás a ella.

Marcos M. Merino recibió ayer en Sevilla el premio «Giraldilla», uno de los más importantes del Festival de Cine de aquella ciudad que actualmente dirige el gijonés José Luis Cienfuegos, durante años director del Festival de Cine de Gijón hasta que llegó Foro Asturias con Carmen Moriyón al frente y Francisco Alvarez-Cascos en la sombran y lo laminaron. A unos días de la inauguración del certamen gijonés el actual director Ignacio Carballo ni se ha dignado ponerse en contacto con el equipo de «Remine». Eso sí, aprovechando el festival en la villa de Jovellanos habrá un cluster audiovisual de Asturias con los primeros premios «Gava» que serán entregados el día 28 a las 21,00 horas en el teatro de la Laboral, retransmitidos en directo por la TPA. Estos premios tendrán cuatro categorías: Cine, televisión, video e innovación para los que se han presentado casi trescientas candidaturas. Habrá dos distinciones especiales. Una para el mierense Luis San Narciso, el más importante director de casting del cine español, y otra para el periodista Manuel Campo Vidal que acaba de ser reelegido presidente de la Academia de Televisión. Este cluster, creado hace años por el radiofonista Javier Asenjo, está dirigido en la actualidad por Ana Asenjo aunque, que conste, no son familia. En definitiva, una tarde de cine que bien mereció la pena.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme