"Mosca cojonera" en el parlamento

Si Woody Allen lo llega a saber a tiempo seguro que hubiera acudido a la Junta General del Principado con sus cámaras para filmar con la perspicacia que le caracteriza la primera reunión del pleno de investidura con seis grupos formando el nuevo hemiciclo y tres candidatos a la presidencia de Asturias.

El primero en hablar, con la austeridad que le caracteriza, fue el presidente en funciones del Principado Javier Fernández. Tono gris, cierto aire cansino y defensa de lo que considera su principal logro en la legislatura que acaba de terminar: Haber dado estabilidad a la administración autonómica. Fue duro con los debutantes de Podemos. Vino a decir el ingeniero mierense que en sus primeros días como representantes del pueblo han convertido la Junta en un circo y que, por tanto, ese no era el camino. Incidió en que esperaba que junto con las demás fuerzas políticas se pudiera llegar a un acuerdo de prioridades que sirva para relanzar Asturias.

Entre el Vicente Alvarez Areces público autoridades, como el senador o el presidente del Tribunal de Cuentas Avelino Viejo. Como suele ser habitual en este tipo de intervenciones prometió lo divino y lo humano lo que, por supuesto, no había logrado hacer en la pasada legislatura. Javier Fernández habló durante una hora y al término de su intervención, todo un detalle, fue cortésmente aplaudido por los nueve diputados de Podemos, no así por los once el PP.

Seguidamente hizo uso de la palabra la presidenta del Partido Popular Mercedes Fernández que habló durante una hora y cuarenta y cinco minutos. Elegante como si de la reina Letizia se tratase, con un espectacular rosetón sobre el corazón y un vestido espectacular Mercedes Fernández desgranó mirando al tendido toda un rosario de promesas sobre lo que harían si ella fuera la presidenta haciendo hincapié en que "tenemos todos los que estamos aquí la misma legitimidad democrática". Con críticas al PSOE Cherines habló sin levantar la voz de la necesidad de aplicar una política distinta, olvidándose por supuesto de los incumplimientos con Asturias del gobierno de su jefe Mariano Rajoy. Fue un repaso amplio y por supuesto partidista sobre las necesidades de la región que me recordó en algunos momentos las cartas que en navidades los críos mandan a sus majestades los Reyes Magos. Puso el dedo en la llaga calificando de rancia, no va descaminada, la política del PSOE con Asturias y en concreto de Javier Fernández y su gobierno. Para Mercedes Fernández hay que acometer rápidamente reformas comenzando por limitar los mandatos a ocho años, eliminar el aforamiento y bajar los sueldos de sus señorías, quitando las dietas por kilometraje, etc.

Aludió la presidenta del PP a que Asturias es una comunidad envejecida, siendo colista de casi todo, de lo que culpa a los socialistas que llevan 30 años dirigiendo el timón de este barco autonómico. En un momento determinado, cuando hablaba de la necesidad de implartar un plan de prevención y tratamiento del ictus, llamó la atención al consejero Faustino Blanco que por lo visto se reía de sus palabras. "Ríase, ríase, que es lo que ha venido haciendo durante toda la legislatura". Mercedes Fernández estuvo inequívoca mostrándose a favor de que el AVE llegue a Asturias así como de ejecutar un plan de carreteras. Al término de su intervención también fue cortésmente aplaudida por los de Podemos.

Y cerró la sesión el candidato de Podemos Emilio León quien fue el más breve en su intervención, solo 55 minutos. Se le vio nervioso, bebiendo agua cada dos por tres, y unas veces hablando en castellano y otras en asturiano. Informal en el atuendo, camisa blanca sin chaqueta ni corbata, y un cierto aire a su jefe Pablo Iglesias que es la marca de la casa. El discurso estuvo, la verdad, deslavazado pero en cierto modo conciliador, brindado su colaboración a la Cámara y en concreto a Izquierda Unida, lamentando que no les apoyen. Citó a Gerardo Iglesias, "buen amigo", y más tarde, en los pasillos, Gaspar Llamazares, de los más elegantes, dijo que para optar a una presidencia cuando no se cuenta con mayoría las palabras las termina llevando en viento.

Emilio León aludió a la falta de colaboración que su grupo ha encontrado al no disponer siquiera de despachos "pero si tenemos que hacer las reuniones sentados en el suelo del pasillo, lo haremos". Anunció su intención de que grupos sociales y marginados conozcan las distintas dependencias de este regio edificio y ofreció su colaboración para combatir la corrupción y las viejas y denostadas costumbres enquistadas en el parlamento asturiano. Solo le aplaudieron los suyos.

Ahora toca una jornada maratoniana para dar réplica a los candidatos pero está claro que en la Junta General del Principado por primera vez una hay "mosca cojonera" en el buen sentido de la palabra que se ha posado sobre la atildada cabellera de Javier Fernández. Esto, damas y caballeros, no ha hecho nada más que empezar. Entre tanto a pocos metros, en el ayuntamiento, el tripartito tras horas de reunión tampoco llegó a un acuerdo sobre las retribuciones de los concejales y los grupos municipales. Tendría gracia que para una vez que la izquierda llega al poder municipal al bueno de Roberto Sánchez Ramos "Rivi" le bajasen el sueldo.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme