Vivir para ver

Hoy a mediodía escuché en el programa regional de Radio Nacional de España unas interesantes declaraciones del ex presidente y ahora tesorero del Colegio de Ciencias Políticas y Sociología del Principado Arsenio Balbuena. Debo decir que hacía tiempo que no escuchaba decir cosas tan sensatas sobre política. Balbuena fue claro al señalar como los políticos tiran por su partido y no por el frente común para solucionar las necesidades de los ciudadanos poniendo como ejemplo los países del norte de Europa en contraposición a los del sur en que cada uno va por su lado, pensando solo en sus intereses, con permanente descalificación al contrario para empezar. De ahí que en el ciudadano haya una cierta actitud de desafección cara a ejercer el voto.

En esa línea, en la de trabajar juntos y por una Asturias que debe cuanto antes superar la crisis se pronunciaba también hoy en La Nueva España el presidente del Principado Javier Fernández -no les habrá hecho mucha gracia esta exclusiva a los de El Comercio- señalando la necesidad de trabajar en unión y con responsabilidad. Debo reconocer, él mismo lo hace, que Javier Fernández huye de populismos, algo de lo que se le acusa en algunos sectores de nuestra autonomía. Yo estoy de acuerdo en que ya está bien la actitud de gaita y tambor de muchos de nuestros dirigentes. Javier Fernández es trabajador y confía en su nuevo gobierno, en la línea de bajo tono político y acciones con discreción y eficacia que le caracteriza.

Nuestro presidente del Principado va a tener en esta legislatura un parlamento más incómodo y en especial hasta que pasen las elecciones generales. Los de Podemos van a apretarle las tuercas y Ciudadanos también aunque en tono menor ya que su oponente natural para las generales es el Partido Popular. A los de Mercedes Fernández, lucha contra la adversidad imitando a Rajoy y nombrando víces no quemados, el olor a corrupción en algunos de sus dirigentes va a pasarles, sin duda alguna, factura. Siempre dije que el ambicioso dirigente que tuvieron en San Martín del Rey Aurelio, Joaquín Fernández, iba a traerles graves problemas como así ha sido. Ya que me refiero al Partido Popular de Asturias me pregunto en que lugar Cherines habrá escondido al repescado y prometedor . Es un buen organizador y a estas alturas se puede decir que no está quemado.

Volviendo a Javier Fernández debe tener en cuenta en ésta su segunda y última legislatura de qué asesores aúlicos se rodea. Lo del consejo de amigos creo que sobra. Un gobierno como el suyo no puede permitirse fallos como el de la incineradora, el desgaste con la clase médica por la atropellada puesta en marcha del nuevo HUCA y una actitud demasiado blanda con el gobierno central que continúa sin pagarnos los que nos debe, casi 300 millones de euros, por los proyectos congelados de los fondos mineros, uno de los mayores timos que en la etapa moderna se ha podido dar a una autonomía por parte del gobierno central.

La verdad es que seguimos gafados en temas de infraestructuras y en especial en las ferroviarias. Lo de Gijón es de traca, el soterramiento de las líneas de FEVE a su paso por Langreo, también, y en cuanto a lo de la variante parece el cuento de la buena pipa. Por supuesto la idea que tiene el ministerio de Ana Pastor de construir un AVE por el Cantábrico suena simplemente a un chiste malo.

La Justicia sigue investigando los sobrecostes de la ampliación de El Musel mientras nubes negras de su carbón vuelan por encima de las instalaciones camino de Gijón para desesperación de la alcaldesa Carmen Moriyón y de los ciudadanos en general. Se están abriendo tantos frentes en los tribunales contra responsables municipales y empresas que lo de Riopedre queda en la lejanía. De acuerdo con Javier Fernández en que hay que negociar ya una nueva concertación pero los sindicatos y la patronal están a la baja. Es lo que suele ocurrir en una región que no cuenta con banca propia y cuyas principales empresas están en manos de multinacionales o se están deslocalizando de Asturias, caso de Duro Felguera o GAM, las únicas dos cotizadas en Bolsa. Según me informa mi espía preferida, la XPXIII, el único servicio que Duro Felguera después de más de 150 años mantenía en Langreo, el servicio de despacho de billetes para los viajes de sus ejecutivos por medio mundo, también es desmantelado y a partir de septiembre estará situado en Madrid donde la compañía acaba de inaugurar un edificio que nada tiene que envidiar al que tiene todavía como sede central en el Parque Tecnológico de Gijón. Vivir para ver.

Bueno, para no continuar poniéndome tan trascendente, les cuento que ayer acudí al Teatro Campoamor para asistir a la representación de la ópera Falstaff dirigida por Ricardo Muti y su esposa Cristina Mazzavillani. Lleno hasta la bandera excepto los seis palcos que deben de estar reservados para el ayuntamiento y que estaban vacíos. Eso sí, vi algún concejal de la oposición entre el público. Está claro que la opera en Oviedo se ha democratizado porque parte del público acudió vistiendo de manera informal, incluida ausencia de corbatas y chaquetas. No entiendo de opera, la verdad, pero el de ayer es un espectáculo que merece la pena y que sitúa a nuestra ciudad a la cabeza del tono cultural ciudadano. Este Falstaff de Ricardo Muti ha tenido repercusión en los medios nacionales lo que nunca pasa salvo cuando se entregan los premios Príncipe de Asturias. Ya se que hay necesidades sociales y que el presupuesto no da para todo pero el tripartito deberá en su momento diseñar un plan de lanzamiento turístico de nuestra ciudad. No se si con el cambio de gobierno el técnico Marcelino Meana en dicha materia seguirá pero es un buen elemento y en mi opinión poco aprovechado por el anterior equipo.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme