Toda una perogrullada

Estos días se encuentra en Asturias la Unidad de la Guardia Real realizando ejercicios, ofreciendo desfiles, exposiciones y también un concierto mañana en el auditorio Príncipe Felipe de Oviedo.

Al frente de la misma se encuentra Juan Ruiz Casas, vicealmirante jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey Felipe VI quien junto con el alcalde de Oviedo Wenceslao López invita a los ciudadanos, hasta llenar el foro, al concierto que mañana ofrecerá la Unidad de Música de la Guardia Real en el auditorio. Me alegra que nuestro alcalde se comprometa con la visita de la Guardia Real a nuestra ciudad si bien el tripartito se opuso a que desfilara por la capital de Asturias excusándose en la inmediatez del Día de América fiesta de origen franquista donde las haya- y en cómo la ciudad se encuentra en plenas fiestas de San Mateo, eso sí, si barracas para los peques, por cierto.

No me cabe la menor duda de que mañana por la tarde el concierto de la Guardia Real estará a rebosar no entendiendo las protestas e incluso tímidos intentos de boicot que grupos de la izquierda han realizado en los concejos que esta agrupación militar tiene previsto visitar. Como nos encontramos, sin duda, viviendo en un mundo en el que cada día observo con preocupación como hay más gente que pierde la chaveta, o en todo caso radicaliza gratuitamente sus actitudes, no puedo por menos descubrirme ante la actitud del alcalde de Mieres Aníbal Vázquez, iniciando como miembro de Izquierda Unida su segunda legislatura con mayoría absoluta al frente del ayuntamiento de la villa de Teodoro Cuesta. Ha dicho que hay que respetar a la Guardia Real y a quien le moleste su actuación que no acuda a los actos, pero de boicot y ataques a la misma, nada de nada.

Con todos los respetos me parece una perogrullada atacar esta visita de la Guardia Real a Asturias por su carácter militar. Es lo mismo que si algún grupo, que lo habrá, seguro, pide el cierre de la fábrica de armas de Trubia donde con tecnología norteamericana se está construyendo armamento de funcionamiento mortal. Lo lógico, creo, es defender los puestos de trabajo de la misma y lograr que los 55 despedidos hace más de un año sean de nuevo admitidos.

Lo dicho, vivimos en un mundo donde hay ciudadanos que confunden el culo con las témporas, llegando a extremos como el de ese diputado de Bildu que hoy en su intervención en el Congreso rompió varias páginas del texto de la Constitución.

A mi, la verdad, me gusta que la Guardia Real visite a modo de promoción de su propia imagen nuestra autonomía. Supongo que Wenceslao López acudirá mañana al concierto. También debería de hacerlo el presidente del Principado Javier Fernández, nada sospechoso además de utilizar posturas demagogas o rupturistas.

Precisamente hoy me cuenta un amigo que acaba de regresar de vacaciones con varios nietos que se encontró en Casa Quico con los miembros de la Guardia Real que habían parado también para comer camino de Asturias. Varios de sus miembros al ver la curiosidad de los chavales por sus uniformes les invitaron a que contemplaran los caballos, abriendo los vehículos y de manera informal dándoles a los cuatro críos con la boca abierta toda clase de explicaciones y detalles sobre su operatividad. No se si su actitud está influida porque la Reina Letizia sea de Oviedo pero, lo dicho, es una perogrullada ver fantasmas donde no los hay y además, como bien dice el alcalde de Mieres, el que no quiera ver el espectáculo que no acuda al mismo.

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Toda una perogrullada”

  1. […] ante minorías que esgrimen banderas equivocadas. Es bueno escuchar, necesario ceder y sobre todo entender posturas contrarias a nuestras ideas por muy distantes que estén, siempre desde el respeto. Hay […]

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme