Nunca llovió que no escampara

Leo en las redes sociales el ingenioso y certero cartel que un hostelero de Gijón ha colocado en el escaparate: “Señores turistas, no nos abandonen; no se marchen de Gijón; tengan fe, que nunca llovió que no escampara”. Y es que nos estamos luciendo con este verano lluvioso, húmedo y hasta frio. Muchas veces pienso que el verde asturiano nos sale bien caro.

Me imagino que los turistas huirán hacia zonas más acogedoras. De todas las maneras en este día de julio donde la derechona espera el discurso de despedida de Mariano Rajoy, ahora resulta que Mercedes Fernández apuesta por la Soraya, como también Ovidio Sánchez, aprovecho para dar un paseo por mi querido Oviedo donde cada vez hay más locales comerciales en alquiler o venta mientras el tripartito intenta llenarnos de ilusión con proyectos sino descabellados si difíciles de llevar a la práctica, caso del bulevar de Santullano o de un futuro intercambiador de autobuses en la mismísima plaza de La Escandalera donde por lo menos hasta el 2023 el grupo Masaveu seguirá explotando el actual parking, el peor de la ciudad, sin duda alguna, estrecho en los accesos y en las plazas, ¿Quién no ha rayado alguna vez el coche en el mismo?. Si el tripartito tuviera poder, que no lo tiene, en vez de vender humo lo mejor que haría sería clausurarlo pero el grupo Masaveu es mucho grupo y, por tanto, manda en la ciudad.

Me detengo frente al Teatro Filarmónica en la tienda de antigüedades Dolsé, todo un descubrimiento, y luego en Nature, el hotel que construyó “Morgan” y hoy es propiedad del grupo mexicano de Tomás Alvarez y su socio Antón de la Puente, donde me tropiezo después de años a Luis Gómez “El Chino”, hoy empresario de postín ya alejado de aquellos convulsos y rentables tiempos en que asesoró a Gabino de Lorenzo tras haberle conocido en un viaje a Nueva York que organizó en 1986 HUNOSA cuando el primero era director de la CREP y el segundo por el PP consejero de la compañía minera. La buena vida, supongo, hace que le encuentre con unos kilos de más pero me consta que su compañía de informática va viento en popa. Como buen guerrero que es carga pilas los fines de semana en Valdepares.

A la espera del desembarco de un fondo norteamericano con importantes inversiones en España la inacabada obra de Jovellanos XXI espera la ansiada reanudación de la misma. Por cierto, enfrente, en la calle García Conde, otro edificio a medio hacer, creo que es una cooperativa. Tampoco arranca por el momento el edificio en la calle Arguelles que un constructor compró a la universidad. Frente al hotel Nature, en la esquina de Gloria Fuertes, antes Comandante Vallespín, con la calle Real Oviedo, están desmontando, por fin, la gasolinera. La estatua del teniente coronel Teijeiro supongo que estará olvidada en algún almacén municipal, tantos años ubicada en la plaza de la Liberación, también se borró el nombre, así de contundente es la memoria histórica. Otro solar que lleva años vallado y abandonado es el que está situado junto a la estación de autobuses, al final de la calle Pepe Cósmen, donde iba a construirse una gasolinera de la que nunca más se supo. De la pasarela prevista por encima de la entrada a ciudad Naranco tampoco se sabe nada y eso que, si no recuerdo mal, se había aprobada el presupuesto. Como contrapunto ante tanto parón un edificio sito en la calle González Besada, junto a Casa Lupe, mucho tiempo abandonado, está siendo rehabilitado, algo es algo, y Alimerka que no para de crecer ha adquirido el restaurante Villa Principado, en la calle Muñoz Degraín, así como el local anexo que dejó libre El Arbol, para instalar un gran supermercado cerrando el que tiene casi enfrente, esquina Muñóz Degraín/Cardenal Cienfuegos. Eso sí, las obras de remodelación del cierre de la Junta General del Principado van a buen ritmo no vaya a ser que el gijonudo de Jorge Fernández León se enfade.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme