La hora de la verdad

El buen entendimiento entre el secretario de la FSA Adrián Barbón y el de Podemos Daniel Ripa ha logrado que la izquierda asturiana, incluida Izquierda Unida, se una y el Principado tendrá presupuestos en el 2019 con un montante que supera los 4.500 millones de euros. Las partes han cedido pero sin ser unos presupuestos perfectos creo que son buenos para Asturias e incluso, a pocos meses vista de las elecciones, pueden significar un punto de encuentro cara a un gobierno de coalición de la izquierda a partir de mayo próximo.

Y a todo esto la derecha viéndolas venir, tirando cada grupo por su lado. La mayor novedad en las próximas elecciones a la Junta General del Principado está en la candidata de Foro Asturias, Carmen Moriyón, la todavía alcaldesa de Gijón, cual Tini Areces a la conquista de la capital, y que a la chita callando, y escoltada por Francisco Alvarez-Cascos, que no quiere protagonismos sabedor de lo polémica que es su presencia pública, está ya recorriendo los distintos concejos en campaña sabedora que no para ganar pero sí para obtener un buen número de diputados, se dispone a ser probablemente la tabla de la esperanza de la derecha asturiana en el nuevo parlamento asturiano.

Si hubiera altura de miras en nuestros políticos, la mayoría de ellos pegados a un siempre bien renumerado sillón, Partido Popular y Foro Asturias deberían de unir fuerzas con Carmen Moriyón al frente de una única candidatura mientras para Mercedes Fernández siempre estaría oportuna una salida al parlamento europeo, al congreso o al senado. En Asturias VOX no tiene posibilidad alguna de lograr escaño y Ciudadanos que continuará con Nicanor García al frente no está en condiciones de romper el aro. O sea, que Asturias si Pablo Casado y Francisco Alvarez-Cascos no lo remedian tendrá todas las cartas de la baraja para ser gobernada otros cuatro años por una izquierda en principio unida y hasta eufórica diría.

Al Partido Popular le queda solo reconquistar el ayuntamiento de Oviedo pero que salvo que se saque un gran candidato de la manga lo va a tener difícil. En estos momentos un grupo de ciudadanos, influenciados por Foro y bajo el nombre de "Oviedo 21", ha comenzado a moverse pero tampoco les auguro un largo recorrido. Con la unión de la izquierda a nivel regional el hoy alcalde, Wenceslao López, sale beneficiado. Ana Taboada repetirá por Somos y la diputada Concepción Masa lo hará por Izquierda Unida que pierde por jubilación a uno de sus concejales incombustibles, Roberto Sánchez Ramos. Supongo que IU mantendrá en la Junta a Gaspar Llamazares, para mi el mejor diputado de los 45 que componen nuestro parlamento, y el PSOE hará un gran barrido con la excepción del ex alcalde de Tineo y actual diputado Marcelino Marcos Linde, socialista que en estos momentos sirve de nexo entre el grupo de Javier Fernández y el de Adrián Barbón.

No le va a resultar fácil al presidente del Principado, pese al acuerdo presupuestario, digerir bien los seis meses que le quedan en el cargo, con una FSA vigilante y en campaña. Javier Fernández sufre en silencio y ni siquiera ha tenido ganas de acercase a Andalucía para echar una mano en alguno de los mítines a su buena amiga y compañera de partido Susana Díaz. Claro que tampoco lo ha hecho la número dos del partido Adriana Lastra. Y es que después de las elecciones andaluzas el próximo domingo se habrá cortado definitivamente la cinta de salida en una nueva carrera hacia La Moncloa.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme