Vientos de cambio

No se lo que pasará el próximo 26 de mayo en Asturias en las elecciones autonómicas, municipales y europeas, pero metidos ya en harina comienzan a sentirse los vientos del cambio, al menos en el Partido Popular. Rompiendo mi inveterada costumbre de no asistir a actos políticos este mediodía acudí al hotel de La Reconquista para ver in situ la presentación de Teresa Mallada como candidata popular a la presidencia del Principado y de Alfredo Canteli al ayuntamiento en presencia del presidente nacional Pablo Casado y también del secretario de organización Javier Maroto.

Tuvo lugar el acto en la capilla, de escasa capacidad y que rápidamente se llenó de cargos populares y también de gente joven proveniente supongo de Nuevas Generaciones. Las cuatro primeras filas reservadas para los cargos, "Hay más sillas que concejales", me comenta un afiliado cabreado por tener que seguir de pié el acto. Saludo al portavoz del PP de Mieres José Manuel Rodríguez "Lito" que me ha ganado una comida apostada en la villa de Teodoro Cuesta el día de Santa Bárbara, yo que Cherines sería la candidata y él que no, así que de estoy en deuda.

Se notan los nuevos aires populares hasta en la música que ha cambiado, ignorando si los nuevos compases son también del compositor ovetense Manuel Pacho. Personalmente me gustaba más el anterior himno pero Pablo Casado y sus asesores sabrán. Tengo la sensación de que al presidente popular no le van los mítines masivos, al estilo de su antecesor Mariano Rajoy que llenaba en olor de multitud el Calatrava, sino que le gusta la intimidad entre los suyos, eso sí, con las cámaras de la televisión propia retransmitiendo el acto en directo por youtube.

A la candidata Teresa Mallada le gritaron lo clásico de "presidenta, presidenta" mientras la jefa regional Mercedes Fernández con cara de poquer tras la intervención de la ingeniera allerana le echaba en cara discretamente que la había encontrado muy nerviosa. Los cuchillos largos aún no han salido a relucir en el seno popular pero hay tiempo de aquí a mayo. Como ocurrió en Cantabria, en Asturias también hay grupos de afiliados que cuestionan cómo Pablo Casado ha elegido los candidatos ignorando no solo a las bases sino también a los dirigentes locales, pero para este partido de centro derecha, liberal conservador y reformista, en palabras del propio Pablo Casado, ha llegado la hora de iniciar una reconquista que ya ha comenzado en Andalucía y terminará en el Principado; para eso, añadió, "Asturias es España y lo demás tierra conquistada".

Quien no se cortó un ápice, aunque leyó su intervención, fue el hasta ahora presidente del Centro Asturiano Alfredo Canteli. Este jubilado bancario que confiesa no ser político ni pretende serlo, sino solo gestor, lo que ha acreditado sobradamente al frente durante casi 40 años de profesión, se lanza de cabeza a la piscina de la pre campaña electoral cual Mourinho en sus mejores tiempos. Quiere devolver a la capital parte de lo que ella le ha dado a lo largo de su ya dilatada vida y además se rebela al ver la ciudad tan triste y abandonada lo que, por supuesto, achaca a la nefasta gestión del tripartito. Afirma salir a ganar y por mayoría absoluta por lo que en el acto públicamente instó a Pablo Casado a que en su momento venga a Oviedo a su toma de posesión como alcalde. Al responderle el dirigente nacional que sí, Canteli le indicó fuera reservando billete de avión y hotel.

El candidato a la alcaldía deseó lo mejor a Mallada y agradeció lo hecho por Agustín Caunedo y compañía; sin embargo no citó ni una sola vez al ex alcalde Gabino de Lorenzo con el que dicen se lleva mal, pero por la tarde ambos se encontraron en el funeral por Marcelo Conrado Antón en la iglesia de San Juan, fundiéndose en un abrazo. Pablo Casado en su discurso estuvo brillante, lo reconozco, apostando por un buen futuro para Asturias si el PP alcanza el poder nacional, municipal y autonómico, criticando duramente a Pedro Sánchez y calificando el día de hoy como una mala jornada para España a consecuencia del gesto del gobierno nacional de aprobar su proyecto de presupuestos en Consejo de Ministros.

En fin, tras este arranque con nuevos aires el PP asturiano y local deberán resolver en primer lugar las listas. En ellas si pueden aparecer esos cuchillos largos a los que aludo al principio del comentario. A Teresa Mallada le queda ahora los deberes de patear los 78 concejos de nuestra región y a Alfredo Canteli lo mismo, con presencia incluida en bodas y funerales que al fin y al cabo la capital no deja de ser un pueblo.


Tras el acto el personal de servicio del Reconquista recoge las sillas. Hay que preparar el salón Reconquista, 400 de capacidad, en donde el lunes a partir de las 8 de la mañana, el Banco Sabadell/Herrero invitará a la creme asturiana a un desayuno con coloquio incluido con el presidente del Principado Javier Fernández. Aquí todo el mundo habla y promete pero obras son amores y de estos de momento andamos escasos.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Runone Theme